0

27/08/2011 15:54

A esta no se le olvida...

Tags:

olvida

tuya 

ver

| 0 Comentarios

VER MIA TUYA O DE LOS DOS

Elvira se había marchado durante dos meses a Bogotá a ver a su familia, por lo que Nuria y yo llevábamos una vida sexualmente normal, es decir, follábamos como una pareja.

Desde que decidimos continuar con la historia de Elvira, salvo las vacaciones, nuestra vida sexual era apasionadamente compartida con nuestra Directora de Proyectos. Después de casi un año de relaciones, habíamos conseguido tener una estabilidad tremenda, estábamos todos a gusto.

Vivíamos en una zona de chalets en Valencia, con lo cual teníamos una independencia que nos permitía vivir nuestra vida sin intromisiones, o eso creíamos… …

Estábamos una tarde en casa, durante la siesta, cuando sonó el timbre de la puerta, bajé a abrir con pantalón de pijama y me encontré con nuestra vecina Olga.

Era algo más joven que nosotros, casada con dos hijos pequeños y era la típica niña bien, de buena familia, buen marido, bien relacionados y bajo nuestro punto de vista, bastante pija.

- Hola Javier, ¿esta Nuria en casa?

- Si, mujer, pasa, ¿ que tal va todo?

- Bien, pero hace tiempo que quiero hablar con vosotros y no me había encontrado la ocasión, ya que siempre estáis “ muy ocupados” …

No me gustó nada como empezaba la tarde. Llamé a Nuria, que bajó con un pantalón y una camiseta, así que yo me disculpé para subir a ponerme algo más presentable.

Cuando bajé, Nuria estaba preparando un café y yo me senté para escuchar que nos tenía que contar Olga.

Tras las preguntas de cortesía sobre maridos, niños, padres y demás parentela Nuria le dijo:

-Bueno Olga, tu dirás

- Si, la verdad es que es un poco comprometido, pero es un tema muy delicado que nos está afectando en casa. Se trata de vuestra relación o como lo llaméis con esa amiga vuestra que tenéis.

- A que te refieres, Olga?

- Bueno, vosotros pensareis que somos unos entrometidos, de hecho Carlos no quería que hablara con vosotros, pero yo me veo en la obligación moral de hacerlo.

- Hombre, la moral es un tema muy individual y es difícil juzgar la de cada uno – dije un poco amoscado-

- Si, pero – continuó Olga- lo vuestro es muy fuerte.

- A que te refieres?

- A que vuestra vida sexual es escandalosa! Organizáis orgías, tríos, o como se llame los demás tenemos que verlo como una cosa normal.

- Mira Olga – dijo Nuria- Lo que nosotros hagamos de puertas a dentro es nuestro problema, otra cosa es que hubiéramos dado cualquier espectáculo fuera de estas paredes y creo que nunca ha sido así.

- Pero tendríais que ser mas considerados con los demás, ha habido noches que no he podido dormir pensando en lo que estaríais haciendo.

- ¿Y te has puesto cachonda? Dije yo con muy mala leche.

Olga se puso roja como un tomate y a Nuria se le escapó una sonrisa.

- Eres un cerdo y un enfermo

- A lo mejor te gustaría probarlo a ti

- Contigo, ni loca!!

- No decía conmigo, decía con Nuria..

En ese momento mi mujer empezó a poner paz.

- Mira Olga, yo puede entenderte, yo misma hace un año, hubiera jurado que esto no era posible, pero las cosas suceden, yo mismo estoy asombrada.

- Pero Nuria, es antinatural, dejar que otra mujer se acueste con tu marido

- No es así, los dos nos acostamos con ella, y lo hacemos de mutuo acuerdo.

- Yo jamás dejaría que Fernando se acostara con otra mujer.

- Pero a Fernando, a lo mejor, le encantaría verte con otra mujer – dije yo

- A mi jamás me han gustado las mujeres

- Eso es porque no has probado el coño de mi mujer

- Bueno, ya basta – terció Nuria – vamos a ver si nos relajamos.

Se levantó y se acercó a la espalda de Olga, le puso las manos en los hombros, la empezó a hablar suavemente mientras yo empezaba a adivinar las intenciones de Nuria.

- Olga, las cosas no son nunca tan sencillas, tu misma miras a mi marido con curiosidad..

- Yo?, nunca

- También me he fijado que desde la ventana vuestra se ve nuestra cocina y he visto como mirabas cuando Javier me mete mano.

- Eso era solo curiosidad.

- ¿ Y no te excitaba?

- Jamás, bueno… me resultaba simpático

- Y seguro que alguna vez onzas oído chillar cuando follamos

- Es que a veces sois un poco escandalosos

- Y eso tampoco te ha excitado?

- NO

- ya, entonces los pezones de punta que tienes ahora es del frío, no?

EN ese momento Nuria metió sus manos por el escote de Olga, ésta ni se movió, estaba como alucinada.

- así que ¿ es la primera vez que una mujer te mete mano?

- Siiiii

- Y te gusta?

- No se

- Hoy vas a descubrir cosas que no te hubieras imaginado. Ahora Javier te va a comer el coño para que notes que dos personas se dedican a ti.

A una señal de Nuria, me acerqué a Olga, me puse de rodillas y empecé a abrirle las piernas. Apenas una pequeña resistencia y allí estaba mi vecina con las piernas abiertas para mí y con mi mujer sobándole las tetas y comiéndole el cuello, y las orejas.

Acerqué mis manos para separar unas preciosas bragas de encaje azul y me encontré un coño precioso, totalmente depilado y-----encharcado.

- esta zorra esta chorreando

- dejarme ir, por favor- suplicó Olga

- Vamos a hacer una cosa – dijo Nuria – si no te corres en los siguientes 5 minutos podrás irte y terminarte la paja en tu casa, pero si tienes un orgasmo antes de ese tiempo, serás nuestra esta tarde.

Olga no llegó a contestar, temiendo que se pasara el tiempo, metí las manos debajo de su culo, la acomodé y me lancé a comerme ese precioso chochito. Moví mi lengua y rápidamente encontré su botón mágico. Me concentré en él. Abrí los labios y empecé a succionarle el clítoris que era como un pequeño caramelo, el sabor del coño de mi vecina era delicioso. Le di unos pocos mordiscos, se lo chupaba como si fuera un caracol y sin llegar a los dos minutos empecé a notar sus espasmos, comenzó a correrse de una forma muy suave, pero continuada, con lo cual mantuve mi comida hasta que Nuria dijo:

- Joder Olga o eres un talento o venías muy necesitada, no has aguantado nada.

- Es que, es que… … .es la primera vez que me comen ahí, y ha sido todo muy extraño.

- ¿ Nunca te ha comido este coño tan delicioso que tienes? – dije yo como el que se acaba de comer el mejor de los pasteles.

- ¿ Te ha gustado hacerme eso? Mi marido siempre me ha dicho que el sexo oral le parece una cochinada.

- Entonces no se las has chupado nunca?

- No, nuestra vida sexual es muy tradicional, nos limitamos al coito

- ¿ Al qué? – dije yo burlón

- Bueno pues te voy a contar lo que vamos hacer hoy – indicó Nuria. Primero le vas a hacer una mamada a mi marido para ponérsela dura, lo tienes que hacer bien porque me encanta meterme los dedos mientras se la chupan. Así yo me iré calentando. Después verás como follamos nosotros y quiero que te hagas una paja mientras nos ves

- Yo nunca me masturbo

- Pues hoy lo harás. Después me ayudaras a que Javier se corra en nuestras bocas y por último Javier y yo te haremos disfrutar los dos juntos, si bien, Javier nunca te follara a no ser que yo le de permiso. ¿ te ha quedado claro?

- Si

- Pues a empezar.

Cumpliendo las ordenes de mi mujer, yo ya me había desnudado y acerqué mi polla morcillona a la cara de nuestra vecina.

Ella me la cogió con dos dedos y se la acercó a la boca sin separar los labios. Me la miraba con asombro, creo que su marido calzaba poco. Empezó como a pajearme con dos dedos hasta que Nuria soltó:

- Abre la boca y métete la polla dentro!!

Nuria se había puesto detrás de Olga y le empezó a dirigir la cabeza. Por fin abrió los labios y se metió la cabeza en la boca.

- Ahora tienes que usar tu boca como un coño, haz que su polla vaya entrando y saliendo, procura salivar para que sea mas placentero. Vas a notar como se va endureciendo en tu boca.

Olga empezó a obedecer y aquello empezó a funcionar, no iba a ser la mamada del siglo, pero el morbo de que me lo hiciera mi vecina era lo mas interesante.

Nuria se había desnudado y se sentó enfrente de la cara de Olga con las piernas abiertas, quería que ella viera su pajote desde bien cerca.

- Muy bien Olga, ahora tienes que sentir lo bueno de hacer una mamada a un tío, siente el poder de tenerlo a tu disposición, de poder llevarle del cielo al infierno con solo tu boca, acomoda tu ritmo y veras como empiezas a sentir que tu coño se moja.

La verdad es que Olga se iba animando:

- No aceleres mucho, no dejes que se corran deprisa, hazles sufrir, que tu domines la situación, cuando veas que te apetece métete un dedo en el coño y empieza a tocarte mientras se la chupas

La escena era super morbosa, Nuria pajeándose y haciendo de maestra de ceremonias, la veía encantada y muy cachonda, me miraba y ponía cara de zorra sonriente. Mientras Olga, había seguido las instrucciones al pie de la letra y aquello ya empezaba a pasar de mamada a mamadón.

-Ya basta, dijo Nuria, vamos a enfriar esa polla,

Cogió el hielo que había sobrado del café y utilizó su método favorito de enfriamiento, parece un suplicio, pero cuando está con la polla que te estalla es como una alivio si sabes que no van a dejar que te corras.

Olga miraba alucinada, no sabía lo que estaba haciendo, pero no se movía.

Nuria me tumbó en el sofá, se metió un poco la polla en la boca, la escupió y se subió encima de ella, estaba bastante excitada, se había metido la polla sin respirar y hasta el fondo. Comenzó a cabalgarme y cuando estaba empezando a excitarse dijo:

- Oye zorra, siéntate enfrente de mi y empieza hacerte la mejor paja que puedas, métete un dedo, dos o la mano entera, pero quiero ver como te corres mientras me follo a mi marido.

Olga obediente se sentó en el respaldo al lado de mi cabeza, yo levanté la vista y la vi meterse un dedo, despacio luego dos y fue aumentando el ritmo, mientras mi mujer me follaba. Yo veía el coño de Olga mojarse y oía el ruido de sus dedos chapoteando en su coño.

- Venga golfa siéntate en la cara de mi marido que lo estás deseando.

Como si hubiera estado esperando la orden, se sentó en mi cara y se metió mi boca en su coño, no té como Nuria tiraba de ella para acercarla a su boca y me imagine el morreo que la estaba dando. No pude más y empecé a correrme como un bendito, Nuria coincidió conmigo y Olga al notar nuestras corridas se deshizo como una colegiala.

Tras reponernos unos segundos Nuria tomo la batuta:

- Bueno Olga ya has visto lo que es una corrida conjunta, ¿empiezas a entender?

- La verdad es que nunca me había imaginado esta escena, jamás me he corrido dos veces en el mismo día, bueno de hecho hay muchas veces que no me corro

- Pues es una pena, porque estas de buen ver y se nota que te gusta el sexo.

- Jamás había probado el sexo de verdad, siempre he sido muy mojigata y la verdad es que Fernando ha sido el único hombre en mi vida.

- Pues tu marido es un poco pardillo, porque a ti con tocarte te pones a cien – intervine yo – a mi me has dejado gratamente sorprendido.

- Además ese depilado que llevas es de lo más excitante.

- Me lo hice la semana pasada, Fernando no lo ha visto

- ¿ que tu marido no te ha visto el coño en una semana?

- Bueno, ha estado de viaje, … .ha venido cansado, en fin complicado.

Nuria y o nos miramos, en realidad nos estaba empezando a dar algo de pena, verla ahí, en el sofá, desnuda y contando su desapasionada vida.

- Bueno, basta de penas, tenemos cosas que hacer -dijo Nuria

- Que tal una ducha para refrescarnos, lavarnos y volvernos a calentar?

Sin más palabras, Nuria copio a Olga de la mano y nos subimos a la habitación, entramos en el baño y las chicas se metieron en la ducha, ví como Nuria mimaba a Olga, que poco a poco iba cediendo a las caricias y trampas de mi mujer.

Cuando me acabé el cigarro, entré con ellas y comenzamos a enjabonarnos, Olga empezaba a tomar la iniciativa y fue ella la que me empezó a limpiar la polla de los restos de Nuria.

Aquello empezaba a crecer y notaba como Olga iba sintiéndose cada vez mas segura. Aproveche la ocasión y empecé a sobarle el culo, hasta que aproxime su dedo a su agujerito

-Por ahí si que nadie me ha metido nada, protestó.

Aquello me encendió la bombilla, ese sería su castigo por haber sido tan cotilla. Solo me quedaba convencer a Nuria, pero estaba seguro que acabaría metiendo mi polla en un culo virgen.

Con mi calentura subiendo, salimos de la ducha y con las toallas nos fuimos a la cama. Nuria sabía que ahora debíamos darle a esta zorra su merecido.

Tumbamos a Olga boca arriba y comenzamos lentamente a darle besos y lametones por todo el cuerpo hasta que los dos bajamos hasta su coño. Nos pusimos a comerlo juntos, mientras una lengua estaba en su clítoris otra se metía en su limpio chochito. Los flujos de Olga y nuestra saliva, se mezclaban y ella empezaba a retorcerse. Nuria le levantó el culo y le paso la lengua por su ojete, produciendo un respingo en Olga. Poco a poco fue metiendo su lengua mas profundamente, hasta que decidió que lo podía cambiar por su primer dedo.

Cambiamos de postura, pusimos a Olga a cuatro patas y desde ahí Nuria se metió debajo para hacer un 69 con Olga:

- Ahora me vas a chupar el coño a mí, mientras Javier va jugando con tu culo

En esa posición el culo de Olga quedaba levantado y si quería follármelo, tenía que currármelo.

Metí mi lengua para volver a lubricar bien la zona, poco a poco le metí el primer dedo y para mi sorpresa, lo recibió perfectamente, poco a poco empecé a jugar para meterle el segundo. Las chicas se iban calentando cada vez mas y yo recogía la saliva y los flujos del coño de Olga para llevarlos a su culo.

Una de las veces noté como su coño estaba muy dilatado, lo que aproveché para meter tres dedos y poder mojarlos bien. Al hacerlo me di cuenta que me cabía un cuarto y metí media mano dentro. Eso debió excitarla mucho y comenzó a moverse de forma espasmódica. Le folle con mi mano hasta que comenzó una corrida explosiva. Dirigí mi mano empapada hasta su culo y le metí tres dedos y comencé a follarla como había hecho con su coño. Inmediatamente, treinta segundos después volvía a correrse, esta vez mucho más intensamente:

- Nuria, a esta zorra le vuelve loca follar por el culo!

- Se la nota, me esta comiendo el coño de maravilla

Continué un poco más y Nuria pidió cambiar:

- Gordi ponte aquí que te chupe la polla y descansa, mientras yo le meto a esta guarra todo lo que pida

Dejamos descansar un momento a nuestra vecina, le deje que jugara con mi polla:

- Cuanto más dentro te la metas más dedos te meteré en el culo

Eso la espoleó y trató de meterse mas polla dentro, estaba desatada. Incluso en su descontrol, sus dientes me rozaban un poco de más.

Me tumbé en la cama y la volvimos a poner a cuatro. Nuria empezó a meterle los dedos, mejor casi la mano en el coño, y con la otra los dedos en el culo, la tenía empalada por los dos sitios. Ese control de la situación, a mi mujer la ponía muy bruta, yo veía como cada vez le metía mas dedos o manos en sus agujeros, hasta que vi como la mano de Nuria desaparecía casi por completo en su culo.

- La vas a reventar

- ¿ Tu las oído quejarse?. Se está corriendo otra vez, es una zorra increíble.

- A mi me va destrozar la polla a bocados!

- Pues ven aquí a follarla el culo!

BINGO. Por fin Nuria había dado luz verde, ella sabía de sobra que es lo que yo estaba deseando.

- Olga, mi marido te va a follar el culo, ¿ quieres?

- SI

- No, quiero que me lo pidas

- Por favor, Nuria que Javier me folle el culo

- ¿ y que vas a hacer tú?

- Comerte el coño

- Y hasta donde quieras que Javier te la meta

- Hasta el fondo

- Dime si te gusta esto

- Me encanta

- Dime que lo estabas deseando

- Me lo imaginaba muchas noches, que me follabais entre los dos

- Eres una zorra reprimida

- Soy una zorra, pero por Dios, deja que me meta la polla en el culo, por Dios

- Rómpele el culo Gordi.

Los deseos de mi mujer son órdenes para mi, me acerque con la polla a punto de estallar y sin ninguna contemplación empecé a metérsela, su culo estaba muy dilatado por las maniobras anteriores, pero solo al tamaño de un dedo, según iba entrando la muy zorra iba acomodando mi polla a la vez que no dejaba de suspirar.

Nuria se sentó delante de ella, abrió sus piernas y faltó tiempo para que Olga se lanzara a devorar su coño. Se lo comía entero metiendo su boca y mordiendo a Nuria que empezaba a notar los efectos de la comida.

Yo me empecé a poner mas bruto y empecé a bombearla el culo, mi polla entraba y salía a buen ritmo mientras que Nuria comenzaba a encadenar pequeños orgasmos. La situación se iba desmadrando a la vez que Nuria alcanzó su orgasmos mas fuerte de la tarde.

Cuando Olga sintió su boca liberada comenzó a gritar obscenidades:

-Vamos maricón rómpeme el culo bien fuerte, métemela hasta los huevos. Si te corres te mato.

- Eres una zorra y te vas a llevar lo que has venido a buscar.

- Estoy notando hasta las venas de tu polla en mi culo cabrón.

Me estaba poniendo muy bruto, menos mal que era la segunda corrida del día y me estaba permitiendo aguantar, la cogí del pelo y tiré de ella hacia atrás, la muy puta, apretó mas el culo, me asfixiaba la polla cada vez que le tiraba del pelo.+

Nuria se acercó a su cara, le abrió la boca y la escupió dentro, aquello la volvió loca, se tiró a comerle la boca a mi mujer, mientras yo aprovechaba para clavársela mas dentro.

- te has tragado alguna corrida alguna vez?

- JAMAS, pero me muero de ganas de probar una

- Es un néctar precioso, como lo escupas, te juro que te mato.

- Prometo no dejar ni una gota

Se dieron la vuelta las dos y Olga se metió la polla en mi boca, Nuria le empujaba la cabeza hasta que la garganta frenaba mi embestida. Empecé a correrme y mi mujer seguía empujándole la cabeza, sin dejarla ni respiras, mi corrida era abundante y empezó a salirse por la comisura de los labios. Saqué la polla de la boca y terminé de correrme sobre su cara de pija.

- recoge toda la lefa y trágatela, no dejes ni una gota

Obedientemente Olga empezó a tragarse todo lo que encontraba.

- Ahora sácale a Javier la última gota que le quede

Se metió la polla otra vez y empezó a pajaréeme a la vez que succionaba, arrancando todo lo que quedaba dentro, cuando acabo, se relamió y dijo:

- Ni yo misma sabía que podía ser tan puta

- La verdad es que eres un putón de cuidado, joder con la mosquita muerta

- El problema es que creo que esto me ha cambiado la vida. He perdido un montón de años de disfrutar por el cornudo de mi marido

Se hizo un silencio incómodo

La verdad es que la escena era tremenda. La pinta de Olga era de puta maltratada, tenía el pelo empapado de sudor, el culo y el coño abiertos como la boca del metro y una sonrisa de satisfacción tremenda.

- Se me está haciendo tarde, Fernando debe estar apunto de llegar y no creo que sea conveniente que me vea con esta pinta.

- Pero si estás preciosa!

- Para vosotros que sois unos guarros y unos pervertidos. Por cierto, no se si me gusta más tu polla o el maravillosos coño de tu mujer, Si esto es lo que queríais que entendiera, ya lo he hecho.

- Efectivamente, esa era una de las cosas

- Y las otras?

- QUE EL SEXO ORAL ES LA LECHE

Nos echamos a reír, nos besamos y pasamos a la ducha.

Nuria ayudo a Olga a recomponerse, le dejo crema para su culo escocido y la mimo hasta que sus dolores inferiores se fueron calmando.

La acompañamos a la puerta

- Muchas gracias chicos, me tiemblan las piernas, me duele el culo, pero ya no me duele la moral.

- Ha sido un placer, nos pareces una mujer muy atractiva, nos vemos…

Salió por la puerta y antes de cerrar la puerta dijo:

-Si organizáis una orgía o falta alguien para una fiesta o … … … ..bueno, para cualquier guarrería que se os ocurra, … … … .LLAMARME!

0

Sobre esta relato

Autor: Sweetcochino
Relatos totales de Sweetcochino: 7641
Visitas de esta relato: 1

Esta relato se publica con licencia Distribución gratuita

Añade Comentario

Comentarios de A esta no se le olvida...

Nombre: (opcional)
Añade tu comentario:
Inserta el código de verificación:
 
 

Lo más leído

Lo más votado

Lo más comentado