5

10/02/2012 15:54

Espiando a mis vecinos

Tags:

espiando

vecinos

| 0 Comentarios

Espiando a mis vecinos

Hola me llamo Susana, ante todo gracias a todos los que me habéis leído, sobre todo aun más agradecida a aquellos que me habéis escrito. Bueno no esperéis que os diga como soy… ya sea por mi edad, mi físico o mis medidas, pues para eso os pasáis mejor por mi blogs: susanabix-misconfidencias.blogspot.com.

Mirad como no llevo bien las criticas… os pido que perdonéis a aquellos que no les guste mi manera de escribir o expresarme… aun mas a todos aquellos, que a pesar de pasar el corrector ortográfico por innumerables en mis confesiones… aun seguís encontrándolas, no es mi deseo colgarlas de esta manera pero si prosiguen esta jauría hacia mi persona… no tendré mas remedio que dejar de publicarlas.

Bueno chicos dicho esto y no queriendo ser más pesada y no enrollarme (coño, como me dicen algunos), creo que ya es hora de comenzar pero no sin antes poner "puntos sobre las… ies", pues os debo confesar que no soy la única que espía a los vecinos. Ya que casi de rebote… os digo rebote, por que en una de mis salidas con mis amigas una de estas nos confesó que espío a sus vecinos. Primero por que por un descuido vio a sus vecinos en plena acción, quedándose a mirar más por la curiosidad que otra cosa... bueno también el morbi. Os debo mentar que lo que os voy a confesar a continuación, se comenzó hace al menos un año... pero a medida que lo estáis leyendo, comprenderéis por lo de "comenzó". Bueno mi afición al voyeurismo no es nuevo pero en referencia hacia que vecinos sí pues en particular hay uno

Os debo mentar que desde que mi chico me comentó la posibilidad de dejar mi piso para irnos a vivir juntos, me negué en redondo pues obviamente la libertad que tengo... me la he ganado a pulso, me es difícil negarme a parte de los buenos vecinos que tengo… pues sería difícil encontrármelos en otro sitio. Sabéis con el tiempo me he forjado un círculos de vecinos de lo más atentos y servicial… por no decir que incluso complacientes, que ha día de hoy no tengo quejas de ellos al igual ellos de mi o al menos eso dicen mi… aunque hay muchos hipócritas sueltos y no voy por segundas.

Os mentare primero que todo se inició desde mi cuarto de "trabajo", pues este encuentra entre mi dormitorio y el salón. Lo tengo amueblado tipo IKEA es decir repleto de librerías, llenas de libros de lectura, libros de la facultad, normativas, leyes, especificaciones o tecnicismo, con sujeta libros con fotos u objetos. Un escritorio con mi PC (un Pentium IV… si muy viejo), una multifunción (Epson) y repleta de cosas u objetos decorativo... os mencionó esto, para haceros una idea de donde me tenéis. Bueno para finalizar con mi despacho, os mentare que este también tiene un sofá de dos plazas en el cual me ha servido para practicar más de una fantasía o apaciguar mis necesidades o simplemente descansar.

Continúo hace unas semanas... para ser más exacta el 20 de julio, cuando llegué a casa ya tarde agotada por una acumulación de cosas… ya sea la oficina, el gimnasio o por el bochornoso calor. Lo primero que hice fue nada más llegar hacerme la cena... nada pesado pues sólo hice una ensalada y finalizar con algo de fruta, continué por darme una ducha y tras salir me puse una camisola (es una camiseta enorme... os confieso que de mi chico) y unas braguitas. Bueno tras cenar a solas por motivo que ya conocéis, me quedé un rato viendo la tele para tras unas llamadas a algunas amigas y a mis padres me fui a mi cuarto de estudio, a ver si mato el tiempo y este mismo me mata a mí de sueño. Tras conectar el aire acondicionado apague la luz, quedándome con sólo un pequeño foquito, encendí el monitor y abrí el Messenger. Os debo mentar que mi escritorio lo tengo situado hacia la ventana de manera que puedo ver de todo, aunque todo sea dicho más bien lo tengo para evitar los reflejos del sol. Continúo tras observar la cantidad de confesiones por acabar y no os digo por publicar, comencé a ver mi página de Facebox y del Tuenti, en los cuales me hicieron reír algunos comentarios.

Recuerdo que en un momento me levanté dirigiéndome a la cocina a por un vaso de zumo y tras volver me senté nuevamente. Antes de volver mí vista a la pantalla me fijé más bien con la mirada pérdida hacia el fondo, llamando la atención uno del piso de enfrente, dicho de otro modo me fijé en mis vecinos del bloque de enfrente... o para ser exacta mi vecina, la cual llevaba una prenda de color rojo. Tras recostarme en mi sillón y no sin antes haber apagado la luz quedándome casi a oscura y digo casi a oscura, porque como única luz tenía la que desprende mi monitor de 17” … me recree con semejante vista. Mientras dirigía mi mano izquierda hacia el vaso de zumo y dirigiendo este a mis labios, con la derecha la dirigí hacia el primer cajón de mi escritorio y tras introducirla en este, rebusqué para sacar mis prismáticos del curro. El cual tras coger me los lleva a mis ojos y poder contemplar o mejor dicho observar… que coño lleva mi puñetera vecina puesto, tras fijarme como está llevaba una especie de camisón o más bien diría un saltó de cama, me sobresalté aun más cuando está en un momento se inclinó a modo de coger algo, se le subió su prenda dejando ver sus diminutas braguitas… mmmuuu.

Recuerdo como con rapidez y girando la rosca de aumento me fijé como su pareja estaba sentado en el sofá enfrente, atento a los todos sus movimiento. Mientras está se movía de forma sugerente al tiempo que este movía su brazo de arriba hacia abajo sin saber bien lo que hacia... mas por culpa de un inoportuno objeto que me lo impedía (una puta maceta), pero que obviamente me imaginaba que hacía, poco a poco llevada por la caliente escena, comencé yo a acariciar mi cuerpo dándome un trato especial a mis pechos y sobre todo a mi mojadito coñito. No sólo miraba a mi vecina sino también a mi vecino, el cual llamó atención de está con uno de sus dedos a modo de que está se le acerca hasta que está se le acercara, tras dirigirse hacia él hasta toparse con el sofá… continuando por colocar, cada una de sus piernas a cada lado de la pierna de su marido... uuummm.

Por mi parte hacia rato que había dejado el vaso sobre la mesa y haber sustituido este por un rotulador fluorescente que por su grosor lo necesitaba más... ooohhh. No perdí detalle de como este no sólo se la había introducido sino que tras haber bajado las cintas de su camisón, saboreaba esos estupendos pechos al compás de sus embestidas (Joder, que envidia... aaahhh), como lo echó de menos... no a mi chico no (bueno... a él también). En verdad me refería a ellos… a los hombres, pues aunque me cueste reconocerlo a veces una necesite una polla… eso si a veces, sino fuera por la tremenda hipocresía que nos envuelve no tendría que recurrir al sexo libre.

Bueno antes de comentaros que ocurrió, voy a finalizar con la escena que estaba observando. Comencé al tiempo de las embestidas de mi vecino a su mujer a introducirme el rotulador... uuummm, obviamente no era su polla y la verdad no me iba a mover en esos precisos momentos a coger algunos de mis juguetes… mmm. Por lo que mientras gozaba no sólo por observarlos... mmmuuu, sino del placer que yo misma me estaba proporcionando... Dios que necesitada estoy aaahhh, llegué a mi primer orgasmo al tiempo de la aparición de su hijo pequeño y como consecuencia fin del disfruté de ellos (ji ji ji... que mala suerte). Por lo que tras finalizar la “ sección erótica” , me marché a la cama a ver si con algo de suerte podría coger el Canal47 y de paso poderme quedar dormida, eso sí en esa ocasión cogí uno varios de mis juguetes a modo de ocupar mis orificios.

Bueno como os he dicho previamente os mentare mi relación con esta pareja de vecinos, no pensáis mal por favor. Pues aunque deseábamos avanzar cada uno de distinta manera en la relación, ya sea por H o por B como que poco hubo. Recuerdo que comenzó sobre mayo o quizás junio del año pasado como es normal en mi, tras haber mantenido relación con mi chico me levantó y me dirijo al aseo a modo de enjuagarme, mientras este como es habitual en él se queda dormido. Como no tengo ni pizca de sueño me dirijo a la cocina y tras coger un refresco y algo para comer, pues tras el folleteó me entra hambre (bueno y a quién no!). Sigo, luego me dirijo a mi PC a modo de poner al día todo aquel que esté conectado o según el momento y las circunstancias me voy a la terraza, sin importarme que solo lleve una camiseta o aparezca con unas braguitas… aquí es precisamente donde comenzó todo. Aún recuerdo esa primera vez, pues aunque mire a través de los visillo y tras cerciorarme no vi persona alguna, salí al balcón tenía sólo unas braguitas y la camisa de mi chico apenas abotonada... según Jhos es una visión que le pone, obviamente a más de uno.

Con la mirada pérdida y la mente en otro sitio me apoyé sobre la barandilla, cuando levanté la vista observé aún hombre en el balcón de la tercera planta del edificio de enfrente (tendría unos 35 años aproximadamente), este se apreciaba que llevaba como única prenda unos bóxer... más por las rejas de la barandilla del balcón y la luz de su salón. Os juro que me quedé petrificada pero al mismo tiempo quise averiguar qué haría este, tras llevarnos un tiempo determinado mirándonos el uno al otro, acabe por ser yo quién se marchó... más por que debía de madrugar. Los días se repetían al menos cada noche, menos los jueves que mi chico tiene guardia en su empresa y yo quedó con dos jóvenes amigos, los cuales tras dejar a sus respectivas novias en sus casas se dirigen a la mía… obviamente no es para arroparme y darme las buenas noches, sino para recibir aquello que sus respectivas les restringe mentándoles que aún es pronto (tontas de ellas que se lo pierden).

Por lo que para que vayamos a perder el tiempo, vienen a follar hasta altas horas de la noche. No os podéis imaginar cómo se compaginan ambos pues no me dejan orificio sin satisfacer... os doy fe de ello. Continúo, debéis saber que no creo en las coincidencias aunque las haya tenido a veces, pues siempre he pensado que las cosas ocurren por algún motivo, os explicó el motivo... el viernes de esa misma semana llegué temprano a casa, tras coger el ascensor me detuve antes al recibidor a modo ver sí había correo en el buzón. Recuerdo que no noté nada raro al principio, ya sabéis... publicidad, cartas o recibos de entidades bancarias, etc., ... observé un sobre blanco sin remitente alguno, tras subir a mi casa deje estos junto al PC pues deseaba ponerme cómoda. Tras una ducha y con solo el albornoz me senté y mientras se abría el Messenger, comencé a abrir el sobre y de este salio una carta, tras ojear la carta por encima… me di cuenta que era un chico que deseaba relación conmigo. Aun recuerdo lo sorprendida que estaba con esta pues creía que nadie sabia de mi “ doble vida” , aun así leí esta en la cual este me ofrecía su amistad de inició y un amigo con quién poder hablar, aparte su ofrecimiento… que era su mayor deseo en hacerme descansar más plácidamente.

Continúo, acompañado de estas palabras iba su número de móvil y su email... finalizando está, por mentarme que las llamadas fueran en oculto, obviamente está carta acabó en la papelera más por no interesarme relación alguna por este medio, pues tanto misterio me escamaba. Bueno continúo, recuerdo como esa misma noche cuando conecte nuevamente el Messenger, entre los 50 correos que tengo diarios entre los cuales tengo de muchos amigos y amigas. Llamó mi atención el correo de un chico el cual me pidió mi ayuda para ampliar su actividad sexual, tras sus palabras de lo que deseaba... inserto varias fotos de ellos. Os debo admitir que al principio no di importancia a sus fotos... todo lo contrario a su proposición, pues está sí llamó mi atención.

Recuerdo como esa misma noche me asome al balcón encontrándome en vez de mi vecino a su hermosa mujer... la cual me "enamoré como una quinceañera". Está estaba regando las plantas y en cada uno de sus movimientos me sentí estremecer... uuummm, a los pocos minutos salió su marido que a modo de despedirse de ella le dio un tierno beso al tiempo que sus manos acariciaron su cintura (Joder, creo que sabía que estaba observando). Aunque parezca mentira me corte, marchándome hacia mi despacho y llevada por la curiosidad busque el correo del chico que me pedía ayuda en su relación. Sabéis al final agregue a este a mi Messenger y tras ver que no estaba conectado, le mandé un correo que aceptaba su proposición… pero deseaba saber más sobre ellos. Le pregunté que tenía en mente... si su mujer sabía algo, le hice saber que no todas las chicas aceptan a otra en la misma cama y demás interrogantes, pues antes de continuar deseaba que supiera los pros y las contras. Tras las pocas ganas de escribir... "mis confesiones" por no mentaros las ganas de pasar algunas de mis notas de anteriores confesiones a limpio.

Os debo confesar que no dejaba de mirar a la papelera por no admitiros la curiosidad que tenia ante tal misteriosa nota, acabando por rebuscar finalmente en la papelera. Mientras cogía la carta arrugada y la abrí… expandiéndola en la mesa, observaba como el que pedía mi ayuda aun no estaba conectado… no penséis que tuve la suerte que ese día no había nadie conectado, sino todo lo contrario las pestañas de chicos que deseaban "conversar"... no dejaban de saltar. Bueno tras abrir esa estropeada carta, lo primero que hice fue agregar tal dirección email directamente a "Favoritos". Recuerdo que en segundos este apareció comenzando a darme la "vara" (Joder, faltó poco para mandarlo a la mierda… o sea eliminarlo), aunque lo cierto es que me arrancó alguna que otra sonrisa.

Recuerdo que desde un principio le hice saber de mi condición... a modo de ahuyentarlo, mentándole que sólo me interesaban las chicas, contestándome el... haciéndome saber su condición de semental poco aprovechado. Recuerdo que entre otros comentarios llegó a ofrecerme a su mujer... a cambio de al menos disfrutar de mi cuerpo (coño, que cabron... pero me gusto tal ofrecimiento). Aunque en verdad ignoraba como era su esposa... así se lo hice saber, el cual me hizo saber que si deseaba me podría mandar alguna foto de esta… tras aceptar con rapidez recibí un correo de este, recuerdo la cara de sorpresa que se me puso al descubrí que este era mi vecino de enfrente y que la mujer, no era otra que su propia esposa. Tras hacerle saber quién era yo, mas por agilizar las peticiones… me pidió mis exigencias.

Os explicó, su petición era hacia las exigencias hacia su mujer… me pido ante mi silencio, que si yo iba por mi casa con escasa ropa… exigiría a su mujer ir de la misma manera, aunque inicialmente me negué acabe aceptando más por verla a ella, pidiéndole una prueba previa... esa misma noche la vi pasar por la ventana en ropa interior (Joder, aún tengo e la memoria la visión de esa chica en picardías... mmmuuu).

Recuerdo que le hice saber los hechos a mi chico, el cual no sólo me propuso aceptar sino que me ánimo a ello. Me comentó que sí juego bien mis cartas me podrían llevar el gato al agua... o algo parecido, me propuso jugar con ellos al gato y al ratón. Esa misma noche le preparé una actuación magistral pues tras saber que ya estaba en casa, me marché a mi dormitorio y tras dejar una sola luz encendida, comencé a desnudarme hasta quedarme como únicas prendas unas medias de ligas blancas, conjunto de braguitas y sujetador (Joder, no soy tan zorra... para verme con claridad debe de utilizar prismáticos pues si no, no hay tela que rascar). En no más de quince minutos sonó el timbre de la puerta... me extrañe no solo por la hora sino que no esperaba a nadie. Tras ponerme una bata blanca que tengo… colgada tras la puerta, fui a abrir pero no sin antes mirar por la mirilla, encontrándome a un chico de espalda... obviamente de espalda sois todos iguales, bueno todo depende como de clara tenga la coronilla.

Recuerdo que tras abrir me encontré a mi vecino, el cual me mentó que venía a acabar de desvestirme. Sabéis, no se porque razón me dio por bajar la vista, dándome cuenta que este venía con una gabardina la cual al abriría, me hizo descubrir lo que tenia colgando en su entre pierna. Obviamente le contesté que no, argumentándole que recordará lo que habíamos hablado, por lo que rechacé tal ofrecimiento... ojo, no porque el chico no estuviera bien "armado", sino que ya sabéis mis intenciones eran otras. Tras cerrar la puerta que por poco no golpeó su cabeza... ojo, me refiero a su cabeza inferior ji ji ji, me marché primero al balcón para tras verlo malhumorado acabe por acostarme, no sin antes llamar a mi chico y contarle el episodio. Durante las semanas siguientes no hubo contacto por su parte, más creí que por cómo me comporte no solo pasaba de mí sino del asunto.

Aun recuerdo tras llegar a la oficina y sentarme delante de mi PC tras encenderse este, comencé a abrir el Autocad, el Microsoft Office, un programa de cálculo de estructura y visualizador… perdón se me olvidaba mencionar el Hotmail a modo de ver mi correo. En este entre otros correos descubrí un email de mi vecino, en el cual de forma urgente me citaba para tomar café esa misma tarde en la cafetería de Felipe II a eso de las 19.00 horas. La verdad es que me sorprendía dicha cita, más porque siempre me había mentado lo del anonimato y que no quería que nos vieran juntos… mira por dónde. Tras salir de la oficina antes de tiempo más por poder llegar a tiempo a dicha cita, tras aparcar cerca de la cafetería más bien diría que cerca del “ CajaSol” que hay, me dirigí hacia esta y antes de entrar, desde la puerta le observé que se encontraba sentado en una mesa al fondo.

Sabéis os debo de ser sincera... tenía un extrañó presentimiento de aquella velada… no penséis mal, aunque mi presentimiento no era nada bueno. Sabéis aún recuerdo aquella conversación pues tras sentarme le pregunté amablemente por su mujer e hijo, el cual tras contestarme me hizo saber que lo mío con su mujer era imposible. Os juro que inicialmente no sabía de qué coño este hablaba, pero a medida que me lo estuvo explicando di a entender que este bocazas salido... le hizo saber a su mujer mis intenciones. Me explicó, me mentó que estuvo hablando con su mujer haciéndole saber que deseaba practicar un trío, está no sólo le llamo degenerado entre otros insultos, sino que le acusó de llegar a quitarle su hijo tras pedirle el divorcio.

Obviamente como podéis imaginar no dije palabra alguna sobre su mujer y una posible relación. Tras unos minutos de silencio o como solemos decir por aquí... "que ha pasado un ángel". No sé por que... pero le sugerí una reconciliación, ante su rostro de desconcierto como si no supiera por dónde van los tiros (...algo no muy extrañó en vosotros). Le tuve que explicar los posibles motivos de la reacción de su mujer, obviamente no la conocía como hoy en día, pero le hice ver que aunque su mujer le confesa en momentos tan íntimos como hacer el amor, la idea de participar en un trío siendo mejor primero con una mujer... más por la curiosidad de la satisfacción de estas y más tarde su marido, un chico y ella. Más tarde les es difícil reconocer tales peticiones, aunque su reacción también era lógica sí a esto había que sumarme el cansancio, el stress y otros atenuantes entre los que se encuentra "el niño".

Recuerdo que le sugerí que le diera una sorpresa... una cena y pasar la noche en un hotel o sí quería por el contrario un almuerzo, pero lo suyo seria que fuera en un restaurante exótico o romántico (un japonés o el restaurante italiano San Marcos), continuando con una sesión de masajes y aguas termales y para finalizar pasar la noche en un hotel, eso sí sin la presencia de su hijo. Tras mi planteamiento... no me hizo esperar mucho, pues su rostro me dio a entender que aceptaba, obviamente preguntó "el cómo y cuándo"... debéis de reconocerlo, a veces sois cortitos... no digo todos, pero sí la mayoría. Sabéis conozco algunos que no saben ni hacerse un huevo frito... por no decir que aún viven con sus padre a pesar de contar con 30 años (niñatos).

Bueno antes de marcharnos le dije algunos puntos que debía de tener atados, mirad para abreviar y no hacer aún más larga está confesión. Os diré que le mente que el día debería de ser preferiblemente un viernes... más por no tener que trabajar al día siguiente, el niño debía de dejarlo con algún familiar... abuelos, tíos, etc. También le comenté que debería de tener algún cómplice para ayudarlo… más por el estado que ella se encuentra, pues a esta persona le debía de contarle la sorpresa... pues cuanto menos mentira mejor. Bueno a resumidas cuentas todo está saliendo como había planeado... la verdad no lo esperaba, pues no es por ser ceniza pero esperaba algún contratiempo.

Continúo llegado el día y con el seguimiento que llevábamos, sabía que la había recogido del trabajo llevándola a almorzar al restaurante San Marcos del Barrio Santa Cruz y tras salir a las aguas termales que hay en la calle Agua (...si al "laito"). Por sus mensajes pude saber que la cosa iba bien pues yo me encontraba en la habitación del hotel... preparando está, os cuento como la había preparado. Desde que abriera la puerta hasta el dormitorio una alfombra de pétalos rojos los conduciría, por toda la habitación habría velas con aroma e incienso a vainilla y para finalizar, sobre la cama unas prendas íntimas... eso sí de color blanco para el y negra para ella. Os debo hacer saber que conocía a su cómplice... me explicó, mi vecino me la presentó una vez que yo se lo pedí. Lo cierto es que congeniamos muy bien y nos llevamos aún mejor, tanto y ante el excito de la velada está me había propuesto montar un negocio, basándonos fortuitamente debido al vino mientras preparábamos esta.

Os debo sincerarme aún más y no me pidáis más explicaciones, pues no sé como ocurrió pero acabamos ambas en mi cama y no se sí las botellas de rioja influyó o acaso fue, cuando le enseñe los juguetes que les dejaría sobre la mesita de noche… la cual me rogó saber la función de estos… mmm (joder, una nunca puede decir de esta agua no beberé). Bueno chicos aquí es donde se podría decir que comienza realmente mi confesión, pues lo ocurrido a continuación fue la base de nuestra amistad. Mirad como os he dicho previamente, yo me encontraba preparando la habitación... con un oído el móvil, más por el avisó de este ante su llegada. Sabéis, aún tengo en la mente aquella situación tan comprometida, pues como os he dicho me encontraba en la habitación decorándola y aunque ya había finalizado de colocar las velas y los pétalos de rosas. Estaba entretenida en colocar algunas cosillas mas...lubricante, preservativos y algún que otro juguete (coño, vibradores).

Recuerdo que mire el móvil en varias ocasiones... extrañándome que este no me avisara, cuando tras escuchar primero unas voces detrás de la puerta al tiempo que el sonido de una llave al encajar en la cerradura, no os imagináis mi tensión en esos momentos mas por que no sabia donde coño meterme… tras ver como el pomo se giraba y la puerta se abría. Pensé debajo de la cama… pero está estaba muy baja y en plena penetración como que me dejaban planchada, por lo que a falta de una salida… me escondí finalmente detrás de las cortinas o para ser exacta en medio de estas (Joder, tenia doble cortinas... las típicas y unas más gruesas, tipo corta luz o sol). Bueno continúo, os debo mentar que la expresión del rostro de su mujer fue la compensación al trabajo echó, no dejaba de agradecer a su marido y a los cómplices de este, esa menuda sorpresa... mentando, que todo había estado fantástico. Tras entrar esta y entre voces hacia la admiración de la decoración de la habitación, su marido cerraba la puerta tras de si… caminando detrás de su mujer hasta el centro de la habitación que entre lágrimas y risas... no dejaba de mentar, lo fantástico que estaba todo (joder, era lo mejor… que mi trabajo al menos sea reconocido).

Tras detenerse observé cómo está se dirigía hasta su marido... el cual la miraba, obviamente está le beso con tanta pasión y fuerza como se le apreciaba. Os debo decir ante todo lo incómoda que era mi posición... no sólo por la postura, sino por la circunstancia. Lo primero que hice y con cuidado no hacer demasiado ruido, fue poner mi móvil en modo silencio. Mientras observaba con cierta envidia... os lo debo reconocer, como se besaban mientras se acariciaban el uno al otro. A pesar de la hora... os aseguró que estaba acalorada y no por que el sol me diera de lleno... que no es cierto, pues como os he dicho previamente al ser casi de noche y aún más por las características de estas cortinas era imposible. Aunque también es cierto que estas mismas proporcionaban un sofoco tremendo y encima habría que sumarle, el calor corporal que sentía ante aquella situación... sé que me estoy liando, pero intentó que entendáis la situación. Como os he mentado previamente, se estaban besando mientras se acariciaban... fue él como es habitual en los hombres quién comenzó, sus manos recorrían la espalda de su mujer mientras besaba con pasión su cuello y oreja, deslizaba sus labios por hombros y brazos para volver a ascender. Ella en cambio no dejaba de acariciarlo mientras no sólo acariciaba su espalda sino hasta las nalgas de este y poco a poco su miembro.

Sí os digo que sentía las gotas de sudor deslizarse por mi piel... nos os miento, aún más ante tal momento me sobresalte aún más cuando el móvil comenzó a vibrar (Joder, menos mal que minutos antes lo deje en silencio). Notaba como este vibraba este en mi mano... ignoraba quién pudiera ser. Sí os digo que era una mar de nervios... no os mentiría, no sabía qué hacer y aún recuerdo que lo único que tenía en mente era el deseo de una polla en mi coñito (Joder, la idea fue tomando fuerza). No me preguntéis... más cuando en un acto de desesperación (...me tenéis que comprender, me deje llevar por los nervios y la situación), cogí el puto móvil y tras levantarme la falda... lo metí por dentro de mis braguitas. Joder, no os podéis imaginar la tensión de ese momento, yo allí metida y ellos enrollados a pocos metros de mi, encima con la cosa que pudiera ser sorprendida y que se armara la "marimorena". A todo esto hay que sumarle el calentón que tenia... por no decir la vibración de móvil, por lo que cuando este se deshizo por la tela hasta sentirlo chocar contra mi pubis... mmmuuu quise morirme.

Os juro que no era mi intención pero no pude reprimirlo, más cuando oprimía este varias veces sintiendo vibrar este sobre mi vulva y con lo caliente que estaba. Como recuerdo que en pocos minutos logré mi primer orgasmo y no sólo por el vibrar de este, sino que hasta llegué a utilizarlo de juguete. Sabéis ahora que caigo... este dejó de vibrar, pero ignoro sí el motivo fue por que la persona que llamaba se canso o por que los jugos de mi orgasmo, le produjo un corto circuito. Bueno continúo, no quise perderme ningún detalle de tal escena... recuerdo como el marido entre besos poso sus manos alrededor del cuello de su mujer, observé cómo mientras acariciaba su cuello... se entretenía también en soltar o mejor dicho abrir, el brocha o hebilla del vestido a la altura del cuello por detrás, tras soltar el botón de este... el pero cayó hacia delante dejando su sujetador a la vista. Me fijé que era uno de esos que tanto suelo usar yo, de copas sin tirantes y que sólo le hubiera faltado ser abierto por delante. Sigo, tras descender desde su cuello hasta sus senos al tiempo que soltaba las hebillas de su sujetador, dejó por fin libre sus pechos con sus erectos pezones... mmmuuu, no perdía tiempo pues comenzó a lamérselos.

Su mujer que al principio tomó la "batuta" y no mejor dicho, llevada por el placer observé que estaba totalmente sumisa... dejándose hacer mientras gemía y superaba. No sé cómo pude aguantar... no me lo explicó ni yo misma. Tras un rato por fin ella actúo, pues tras acariciar el pecho de su marido hasta descender hasta su cinturón, comenzó por soltar este y acto seguido tras cogerlo por la hebilla... tiro de este, continuando por bajar la cremallera y soltar el botón... continuando por tirar de la tela del pantalón hacia abajo que gracias a que este levantó las nalgas no hubiera bajado. Ahora fue ella quién tomaba las riendas pues tras incorporarse... se echó sobre su marido, comenzó a besarlo mientras sus pechos desnudos se restregaban contra su pecho... mmmuuu. Al poco fue descendiendo al tiempo que besaba cada centímetro de su cuerpo, barbilla, cuello, pecho, pezones, vientre... mmmuuu, no es tan inocente como la describió quizás hipócrita. Tras posar cada mano sobre la tela de su bóxer... tiro de este hacia abajo, al tiempo que salía como un resorte su miembro llegando a golpear su rostro… su barbilla para puntualizar.

Os aseguró que su rostro más que enfado era de pervertida y perversa... no me extraña, desde mi escondite y no mejor dicho... no perdía detalle alguno de estos. Observé como la chica dirigió su mano derecha hacia el miembro de su esposo, la cual tras tomarla se la llevó hacia su boca... la cual se la trago hasta la mitad, tras sacarla le mentaba "que sí lo hacía también como las chicas que veía en las películas porno" (coño, la verdad es que está no tenia tanto que envidiar). Sabéis una cosa... la verdad os debo decir que cuando vi el miembro desnudo de este chico, poco me faltó para no salir de mi escondite... os lo aseguró. Tras sacársela de la boca y erguirla con la mano hacia delante... comenzó a lamer ese tronco una vez tras otra, llegando no sólo a descapullar su grande sino que se introdujo sus genitales dentro de su boca... degustándose con cada uno de ellos (Joder, con la tía de mojigata tenía poco).

Continuo, sabéis sentía como me excitaba aun mas por segundos... mis braguitas estaban empapadas y si os digo, que sentía como se diluían mis flujos vaginales por mis muslos… no os mentiría, además a pesar del escaso espacio no pude evitar no sólo acariciar mis pechos, pues el dolor que tenia por mis erectos pezones era más que considerable, sino cuando introduje mi mano por dentro de mis braguitas... mmmuuu. Nada más tocar mis labios vaginales... puntualizó mi vulva, casi pierdo el sentido pues alcance un nuevo orgasmo... sí, fue tan extenso este que me maree. Creo que no se dio cuenta de mi pequeño grito ahogado de placer (digo esto, pues es cuando as alcanzado el orgasmo pero evitas o intentas evitar ser oída, cierras la boca e intenta silenciarlo... es cuando sale un grito de pena, al menos ese es mi caso). Bueno continúo, digo que creo pues ante los gritos y obscenidades que este decía, no creo que mi grito lo haya ni apercibido.

Tras ir descendiendo en su manera de chupársela y darle placer... más por querer evitar que este se corriera. Se puso de pie y delante de su marido... fue desnudándose lentamente, dejando caer el vestido y quedarse en braguitas negras súper sexy y medias de ligas negras... mmmuuu. Camino nuevamente hacia él hasta sentarse ante sus pies... apoyando sus pechos contra sus piernas, ascendiendo hasta sentarse sobre el miembro de su marido y tras tomarla... ella misma fue introduciéndosela (Joder con la golfa… y después hablan) al tiempo que echaba aún lado sus braguitas. Los celos y la envidia me correian mas aun en dichos momentos, más aún al escuchar el unisolo sonido de sus gemidos... ooohhh. Aun recuerdo bien mis deseos en esos momentos pues no sólo era que me poseen ambos... algo que sabía que no iba a pasar, sino más bien que acabaran rápido. La imagen era de película... Ella encima de Él, cabalgando muy lentamente a modo de aumentar aún más el placer. Observaba como llego a estirarse hacia atrás hasta colocar cada una de las palmas de sus manos sobre las rodillas de este, mostrando su cuerpo no tan joven pero si ágil… la cuerda que le queda a esta madre, mientras continuaba cabalgando sobre esa polla… mmmuuu.

Sabéis, me sorprendió la verdad cuando ella no sólo de detuvo, sino que tras sacarla se echó sobre la cama junto a su marido, obviamente piensas que este ya se ha corrido o que ella ya ha alcanzado el orgasmo, quedándose dormida… pero que equivocada estaba más cuando su marido no solo se incorporo, sino que fue este mismo quien repitió la misma operación que su mujer… colocándose entre los muslos de esta. Aun tengo en mente cuando su marido comenzó a lamer sus labios vaginales… chupando y absorbiendo estos, mientras ella se retorcía de satisfacción al tiempo que oprimía la nuca de su marido contra su entre pierna. Mi vecino empezó a pasarle la lengua entre las piernas… mientras yo soñaba que aquella chica era yo, no pude aguantar más por lo que no pude evitar llamar su atención… saliendo no sin antes haberme cerciorado que esta tenía sus ojos cerrados por el placer. Su rostro de sorpresa se unió a su mala memoria, pues fue cuando cayó en que me debía de haberme avisado pero estaba contento por mi presencia allí, pues aproveche al tiempo que el frotaba y presionaba con varios de sus dedos sobre la vulva de su mujer al tiempo que la penetraba con dos de sus dedos… ella se retorcía, no solo por el mismo placer sino por estar sintiendo el orgasmo.

Aun recuerdo cuando este se detuvo por unos minutos… aproveche ante su atenta mirada, como comencé a besar cada centímetro de su cuerpo, comenzando desde sus pies y ascendiendo hasta la parte interna de sus muslos… mmm. Al tiempo que el mismo y con delicadeza penetraba con sus dedos a su mujer, me viene a la memoria tal imagen mas cuando este sacaba sus dedos impregnados en flujos de su mujer y me los ofrecía a modo de degustarlos… mmm (joder, sabor a néctar de reyes), esta se retorcía entre convulsiones… mientras jadeaba y entre obscenidades, mentaba que donde coño había aprendido esa maravilla. Tras retirarme más por miedo a que esta me descubriera y se formara la “ marimorena” (manera de hablar por aquí), le hice saber al oído entre susurros que me iba a marchar… pero no sin antes habérsela chupado un poco (joder, al menos se lo debía). Bueno sabéis no me costaría reconocer que aquella mujer... casada y madre, disfruta más del sexo que yo, quizás la experiencia o quizás fueran las ganas de sexo que tenían, claro está tenían el aliciente del tiempo que llevaban sin hacerlo. Aun os digo más, me cuesta reconocer que me gustó ver a aquella chica desnuda con todo al aire y con esas ganas de follar, pero aunque me doliera mucho dejarlos allí… me marche, si me tuve que marchar.

Sabéis mi vecino no solo me felicito de cómo había salido todo… más aun al descubrir en su esposa la gran compañera que tenía en la cama, me pidió conocer a su mujer pues le confesó que yo era la que había planeado todo… eso si con ayuda y algún que otro cómplice, está no sólo me felicito sino que nos hemos echó amigas. Aunque os debo ser sincera, pasado unas semanas le hice saber que soy bisexual y que desde que la vi… no había momento que no deseaba besar esos labios, sabéis esperaba un insulto e incluso una bofetada… pues hay para todo en esta “ viña del señor” . Pero no, tras unos minutos su reacción no me la esperaba pues esta me estampo a mí un beso… un pikito, me hizo saber la petición de su marido a hacer un trió en compañía de otra mujer y que si era conmigo… no se lo pensaría, la verdad no me esperaba un final como este, salio todo a pedir de boca. Aunque os debo decir que me admitió haber sentido algo extraño tras el beso… un cosquilleo, obviamente le gusto. Aunque la cosa no ha acabado aquí… y no, no hemos hecho finalmente un trió con su marido.

Bueno hasta aquí llego mi confesión, espero chicos que no os manchéis demasiados, besis. Para aquellos que deseáis contactar conmigo hacedlo a mí dirección de email susanabix@hotmail.com

5

Sobre esta relato

Autor: Sweetcochino
Relatos totales de Sweetcochino: 7641
Visitas de esta relato: 211

Esta relato se publica con licencia Distribución gratuita

Añade Comentario

Comentarios de Espiando a mis vecinos

Nombre: (opcional)
Añade tu comentario:
Inserta el código de verificación:
 
 

Lo más leído

Lo más votado

Lo más comentado