3

12/09/2012 15:35

El mejor amigo de mi marido me cojio...

Tags:

amigo

cojio

marido

| 0 Comentarios

El mejor amigo de mi marido me cojio después de una fiesta… .

El mes de Diciembre pasado acompañe a mi marido a la cena navideña (Posada) de la empresa donde él trabaja, al llegar nos sentamos en la mesa donde estaban unos compañeros de trabajo de mi esposo, el lugar estaba hermosamente adornado con luces y guirnaldas, un gran árbol estaba en un rincón adornado con flores, motivos navideños y bolas de colores. Mi marido se dedico a conversar y a tomar, allí donde nos sentamos estaba Alejandro el mejor amigo de mi marido, él empezó a conversar conmigo muy agradablemente. Después de las palabras de los anfitriones y las rifas, comenzó la música, en ese punto a mi marido ya se le notaban las copas, al rato Alejandro me saco a bailar enfrente de todos, eran alrededor de 8 a 10 personas que estaban sentadas en la mesa, yo me quede sorprendida por su seguridad, entonces le dije que venia con mi marido pero le agradecía el detalle, enseguida el le pidió permiso a mi marido, este accedió por lo que no tuve mas remedio que aceptar cuando nos levantamos a bailar a medio camino del salón, tomo de mi mano cruzando nuestros dedos, fue allí donde sentí su dominio… Una vez en la pista de baile, aprovecho cualquier ocasión para acariciar mi espalda baja o mi cintura estábamos bailando salsa, entonces me dijo:

- Que bien estás Karla, como se te ve de bien ese vestido.

- Luego siguió: - Eres una hermosa mujer.

- Me gusta tanto una mujer elegante, seductora y conocedora de la forma de atraer hombres!!!

- Tu esposo debe ser el hombre más afortunado teniéndote a ti… ..

Por sus miradas insinuantes y su tono de voz me hizo ver que en verdad, no hablaba de mi vestido sino de mi cuerpo. En ese momento me sentí muy un poco extraña, pero no supe exactamente por qué. Hacía ya mucho tiempo no me sentía halagada por un hombre.

Al rato comenzó con comentarios cada vez más subidos de tono e insinuantes, El empezó a decirme cosas sobre mi figura, y lo bien que me veía acercándose a mi oído para decirlas… …

- Tienes unos senos bellísimos y trasero espectacular!!!

-! Que pasa Alejandro respeta! Le dije.

-¡Soy una mujer casada! y tu eres “ el mejor amigo de mi marido”

Aquellas palabras que el me decía me hacían sentir bella, y deseada, aún cuando no era mi esposo que me las decía. Yo siempre le respondía en un tono serio pero igual él ignoraba todo el tiempo. Cuando hubo cambio de música mas románticas le dije que nos fuéramos a sentar insistió en bailar una pieza mas, desde allí yo alcanzaba a ver a mi marido que estaba ya muy tomado y de espaldas a mi, Alejandro me abrazo desde mi cintura poniendo su muslo entre los míos, al mismo tiempo jugaba con el elástico de mi tanga a través de mi vestido una vez mas me dijo cosas obscenas al oído. Recuerdo que aquella noche yo llevaba puesto un vestido de color rojo vivo de una pieza al cuerpo a medio muslo con escote que llegaba al final de mi espalda y unas sandalias plateadas tacón XV. A veces pienso que tal vez, yo tuve algo de culpa por como iba vestida....estábamos bailando y cuando quede de espaldas hacia el cuando sentí como la punta de su pene rozaba una y otra vez con el canalito de mi culo me ponía su mano en mi espalda baja, seguía jugando con el elástico de mi diminuta tanga yo estaba nerviosa, me dijo que deseaba decirme un secreto, pero solo era el pretexto para meter toda su lengua dentro de mi en mi oído senti un cosquilleo acompañado de un escalofrío que recorrió todo mi cuerpo, siguió apretándome contra el para que sintiera su erección le dije que me llevara a sentar que no estaba bien, me siguió abrazando y sentí su mano apretar mi culo a través del vestido, le dije que me dejara que lo acusaría con mi marido, pero entre tanta gente en aquella fiesta no quise hacer un escándalo, el me llevo al terminar esa pieza a mi lugar, tomándome de mi mano y casi al llegar a la mesa, me dio una nalgada se sentó a mi lado, y por debajo de la mesa, puso su mano sobre mi muslo desnudo yo le quitaba su mano a cada rato, luego me levante para ir al baño, el cual estaba un poco retirado, del salón al salir del mismo el me esperaba… … …

Tomo mi mano, y me llevo a la vuelta de los baños, poniéndome contra la pared, me abrazo poniendo su pierna entre las mías y puso su mano en mis nalgas contra el.... entonces le dije: SUELTAME!!! quiso darme un beso pero voltee mi cara, dándome el beso en mi cuello con toda su lengua afuera, me tenia contra la pared empujando su cadera contra la mía, no me soltaba de mis nalgas, le dije que me dejara ir, él me respondió: te dejo ir con una condición, que me des un beso, por supuesto no se lo permití y siguió besando mi cuello y hombro, sin quitar sus manos de mis nalgas apretándolas contra su guevo, mi respiración se agito y al besarme de nuevo en mi cuello gemí como una puta, el se dio cuenta que estaba excitada, me dio un beso poniendo su lengua casi en mi garganta al mismo tiempo apretando mis hermosas nalgas contra el, me soltó y cuando quise irme... Volvió a tomarme de mi mano y me dio otro beso contra la pared manoseando mis nalgas, y diciéndome: Karlita estas muy buena!!! Quiero que seas mía… .. me fui a mi mesa disgustada, mi marido ya muy tomado así que ni modo le dije que nos fuéramos, como pude lo abrace para irnos al auto que estaba en el estacionamiento, allí me alcanzo Alejandro, me ayudo a subirlo al auto ya dormido, le di las gracias y me tomo de brazo poniéndome contra mi auto allí trato de besarme agarrándome de mi cadera, le dije que me dejara, pero insistió recargándome contra mi auto, me beso metiendo su mano por mi vestido acaricio mi vagina sobre mi tanga, sentí su enorme guevo parado sobre mi cuerpo, rápidamente me solté como pude, pero fue inútil, el volvió agarrarme quede de espaldas a el sintiendo su pene erecto entre la raja de mi culo, comenzó besándome el cuello haciendo que gimiera despacio… .al fin logre zafarme de el y rápidamente subí a mi auto y me aleje de allí, al mirar por el espejo retrovisor observe que un auto me seguía me puse algo nerviosa y acelere hasta perderlo de vista.

Conduje a toda velocidad por la carretera hasta llegar a mi casa que esta ubicada en Sonora México, al llegar allí, metí mi auto en la cochera, y pude ver que se estaciono un auto enfrente cerré rápido la puerta eléctrica pero Alejandro alcanzo a entrar y sin decir palabras me tomo de la mano recargándome en la cajuela, de mi auto inclinándome me subió el vestido a mi cintura y se inco atrás de mi empezó a besar mis nalgas a través de mi tanga, luego bajo hasta mis muslos corrió un poco mi tanga y comenzó a introducir uno de sus dedos en el interior de mi vagina... Yo estaba muy excitada y nerviosa al mismo tiempo, veía a mi marido dormido en el asiento trasero del coche....Alejandro me sostenía muy fuerte contra la cajuela trasera del auto. El me lamia me acariciaba y apretaba en una forma tan decidida que no tuve mas remedio que dejarme hacer todo lo que el quería, sentí dos de sus dedos en mi vagina con su lengua sobre mi clítoris, gemí de placer.... El se dio cuenta sentí que se levanto atrás de mi, pensé que se iría, de pronto escuche algo que jamás olvidare entre el silencio de la cochera...... era el ruido del cierre metálico de su pantalón al bajarlo… . casi me rompe mi tanga de la parte de atrás con los jalones que me daba, sentí su presión buscando la entrada de mi vagina yo solo le mencione algo, despacito.... Por favor!!! lo mire fijamente y vi su hermosa sonrisa triunfal en tres movimientos me metió el guevo completo casi levantándome, entro y salió varias veces, castigándome fuertemente.... sentí que me partía la cuca en dos con cada empujón, mi respiración se agito y casi que pierdo el sentido cuando senti su enorme guevo dentro de mi, pero después empecé a sentir muy rico, nos dimos en un beso largo y apasionado, luego nos giramos de manera que yo quede sentada sobre el y él quedó abajo, yo lo cabalgaba mientras él me frotaba el clítoris y me chupaba los senos, al rato, me agarró de las nalgas y se incorporó me dijo que colocara las piernas alrededor de su cintura… .Entonces, él empezó a decirme

-Coges bien rico, Karlita!!!

-Te gusta mi guevo verdad?

-Sabes esta cojida va en nombre de todos mis compañeros de trabajo, que se masturban cada vez que te ven llegar ala empresa buscando a tu maridito.

Mientras me decía estas cosas el me acariciaba los senos y clavaba su guevo con mucha fuerza, casi haciéndome saltar, esa sí que era una verdadera cabalgada en un potro salvaje… En un momento dado, él me dijo: ven, bájate quiero que me mames el guevo con tu boquita tan divina yo me negué pero me volvió a pedir.

-Órale, que no ves que mi guevo esta a punto de explotarme!!!

La verdad, no me hice de rogar así que empecé a chupar de manera muy suave hasta que me dijo:

-No mames, me encanta como me lo chupas eres toda una mamona de guevo. En unos instantes, él me dijo: chúpame las bolas… .

Así lo hice luego el me tomo de las manos y me ayudo a levantarme volvió a recostarme contra la cajuela del auto y me clavo su guevo una y otra vez. Me incorpore para ver si mi marido aun seguía durmiendo me quede un momento viéndolo, como roncaba plácidamente entonces de pronto vi que abrió sus ojos y nos miro fijamente… . Alejandro también se dio cuenta, vi como su sonrisa se borro y rostro palideció en un segundo, yo casi me desmayo en ese instante, pero luego nuevamente cerró sus ojos y continúo roncando. Pasamos el susto y seguimos besándonos yo estaba frente a el totalmente abierta de piernas, mientras que sus manos sostenían mis nalgas de pronto me dijo:

- no te sacare el guevo hasta que no te llene con mi leche…

En mi mente solo pensé Dios mío no me estoy cuidando!!!

El me miro fijamente a los ojos en ese momento pensé que yo tenía el control, y que podía sacarlo de mí, pero fue todo lo contrario senti como su pene crecía más y más dentro. Al rato le dije: Alejandro, ¡No me estoy cuidando! Te lo suplico sácalo por favor!!! Siguió cojiendome, hasta que sentí en lo más profundo de mí ser una fuerte vibración. En ese momento el me pregunto:

- Aun quieres que lo saque?

Hoy en día, no puedo creer lo que le respondí:

- No por favor hazme tuya, mi amor, llena mi cuca con tu leche si quieres… … .

- Que bien Karlita porque deseo embarazarte… …

El siguió embistiéndome alrededor de 20 veces más y me lo dejo muy adentro varios segundos..... Hasta que sentí tres disparos golpear las paredes de mi vagina, recuerdo que su leche era caliente y que ese placer jamás y nuca lo había experimentado con mi esposo, me saco el pene muy despacio y me acomodo mi tanga, era la primera vez que tenía la leche de otro hombre, diferente de mi marido en el interior de mi vagina se subió su pantalón dándome una nalgada se fue..... Yo me quede como media hora sin moverme, en mi mente pensaba, que había sido infiel, a pesar que amo mucho a mi marido, no pude evitarlo pero no me arrepiento y si mas adelante Alejandro me lo pide seré suya nuevamente… … …

Mi marido durmió toda la noche dentro del auto en la cochera, a la mañana siguiente me dijo:

-Mi amor anoche tuve una pesadilla!!!

- de verdad y que soñaste?

- Que mi mejor amigo Alejandro te cojia en la cochera de la casa.

- Mario pero te esta pasando, acaso te estas volviendo loco!!! que cosas tan absurdas dices…

- Perdóname no me hagas caso mi amor se que solo ha sido un mal sueño.

3

Sobre esta relato

Autor: Lasmorenas
Relatos totales de Lasmorenas: 2247
Visitas de esta relato: 12

Esta relato se publica con licencia Distribución gratuita

Añade Comentario

Comentarios de El mejor amigo de mi marido me cojio...

Nombre: (opcional)
Añade tu comentario:
Inserta el código de verificación:
 
 

Lo más leído

Lo más votado

Lo más comentado