1

11/03/2011 15:38

Mi amante mi hija y yo 2

Tags:

amante

hija

| 0 Comentarios

MI AMANTE MI HIJA Y YO2

Hola Soy Mariana hoy quiero seguir contando esa parte oculta que compartí junto con mi hija.

-no fue fácil seguir escribiendo sobre mi vida íntima – por que se que es un tema prohibido – no es usual que la madre y la hija estén con el mismo hombre –

--Marcelo fue el primer hombre en mi vida que me hizo el sexo anal – muchos lo intentaron pero nunca se los permití – entre ellos mi ex marido.

Por azares de la vida fue mi amiga Silvia quien me invito a una fiesta en una finca cuando fui estrenada en el sexo anal -

Era la primera vez en muchos años que conocía a mi amiga Silvia que aceptaba ir a una de sus fiestas – sabia que en esas fiestas todo estaba permitido – la gran mayoría asistía por placer -

Me fui en busca de Marcelo y me senté en sus piernas comencé a tallar mi trasero en su pelvis –pero en el fondo estaba preocupada por que se le pudiese ocurrir meterme su pene en la cola a ningún hombre le había permitido hacerlo, pero si se trataba de el estaba dispuesta a dejar que me lo hiciera en ese momento.

-alce mi vista solo para encontrarme con la mirada de mi ex marido – quien me miraba fijamente a los ojos no dando crédito a que estuviera en las piernas de otro hombre tallándole el trasero delante de la gente. -

–Me tome unas copas de vino y unas cervezas - me levante para ir a la recamara al regresar pase frente a mi ex marido y menee las nalgas con mas cadencia

Marcelo me invito a bailar baile con el muy pegaditos y cada vez que me apretaba de la cintura, sentía su pene erecto en mi estomago y sus manos en mis nalgas – de reojo mire a mi ex marido y quise vengarme.

Marcelo me sirvió una copa me la tome de un solo trago – en ese momento tenía sentimientos encontrados, me sentía excitada pero igual me sentía cohibida de que mi ex marido estaba ahí. --- Me di valor, me sirve una copa más y decidí romper la barrera de la moral.

-Regresé a ver a mi ex marido y me dirigí directamente con Marcelo comenzó a besarme me aflojé toda, me deje llevar por la sensación del momento, cada caricia, cada toqueteo de sus manos en mi cuerpo me encendía más y más. Abrí los ojos buscando a mi ex marido pero ya no lo encontré –

De pronto sentí sus manos en mis nalgas y uno de sus dedos hurgo dentro de mi cola

--Perdí la moral no me importo en lo mas mínimo que los demás hombres me miraran

–Lo escuche decirme – te voy a estrenar y dar el placer que tu cuerpo pide a gritos – me olvide de todos mis miedos - me abrase con fuerza a su cuello – lo bese - y le dije al oído – hazlo tomo uno de sus dedos y lo metió en mi boca – ensalívalo me dijo y después – sentí su dedo hurgar en mi intimidad anal –

-mi mente era un caos de sensaciones – sabia que me iba a doler pero lo quería intentar – lo bese con fuerza y le pedí que nos fuéramos a la recamara – se que nos vieron pero no me importo en ese momento yo misma me desconocía de mis actos – el vino y las cervezas que había ingerido no me dejaban pensar con claridad

Lo escuche preguntar por vaselina y en ese momento sentí todas las miradas estuve a punto de arrepentirme y salir corriendo pero el me tomo de la cintura y me abrazo, así abrazados nos fuimos a la recamara me sentía entre excitada y sonámbula pero Camine decida a darle mi virginidad anal. No hubo palabras al cerrar la puerta sentí su lengua besar mi piel y sus manos palpar mis nalgas Me prendí otra vez –sentí sus manos bajar mi short y separar mis nalgas – Sentí su lengua sin dar ninguna señal de asco hurgar en mi cola --Sus manos separaban mis nalgas comenzó recorrer la separación de ellas provocando que gimiera - llego al centro de mi cola – y en ese momento comencé a

Rotar mis caderas buscando que su lengua me llegara hasta el fondo de mi diminuto agujero anal.

Logre girar hasta poner mi cola a poca distancia de su cara – sentí su lengua – chupar y lamer mi hueco prohibido – succiono sin asco hasta hacerme gemir y rotar las caderas buscando algo mas que su lengua –

Se aparto de mi para desnudarse y me dijo amor – hay poco lubricante – era tan grande mi excitación que le conteste -Contigo lo haría sin lubricante, dejando que me destrozases la cola pero se que no serias capaz de hacerlo, por lo que le pedí un frasco de lubricante a mi amiga Silvia por que se que ella se deja encular en estas fiestas – sácalo de mi bolsa – me desnude por completo y me tendí en la cama boca abajo esperando el momento final – sentí sus dedos con vaselina – estuvo dándome su dedo por la cola una y otra vez hasta que lo escuche decirme " no puedo esperar" -Ni yo quiero que esperes, solo házmelo con cuidado.

- comenzó a untar mi ano con crema, lo hacia muy despacio procurando aprovechar al

Máximo la poca crema de la que disponíamos, guardo un poco para untarse algo también en el pene, luego se coloco detrás de mí con su pene listo para ser el primer hombre en invadir y penetrar mis intestinos.

Al principio su pene presionando contra mi abertura anal me estaba proporcionando una sensación placentera, pero cuando mi esfínter cedió el dolor agudo que

Sentí me hizo gritar, enseguida Marcelo se detuvo, me dijo que si me dolía lo dejábamos para otro día que estuviésemos mejor preparados, su capullo estaba ya insertado en mi pequeño orificio me esforcé por poner una voz normal y decirle que ya había pasado el dolor, que continuase, arrugue la sabana y la mordí para acallar mis quejidos y conseguir que él llegase hasta el final. -- el fue penetrándome despacio me

----Dolía horrores cada centímetro de su pene que entraba, ni tan siquiera sé como mantuve la consciencia, sentí sus ingles contra mis glúteos, luego de dejarla un poco totalmente clavada en mi culo comenzó el movimiento de bombeo, me hacia ver las estrellas por el dolor pero continúe aguantando mis quejidos, tenia que dejar que disfrutase de mi cola y si se daba cuenta de yo lo pasaba mal querría detenerse, estaba segura.

-- paso bastante tiempo dándome metidas, llegue a arrepentirme de haberle dado las nalgas además que unas horas atrás le hice sexo oral y eso le haría durar mucho además a medida que aumentaba su excitación aumentaba también el ritmo de la enculada, cuando ya creía que no lo aguantaría más y tendría que pedirle que me dejase se quedo quieto y sentí como mis tripas se llenaban de semen.

Esa fue mi primera experiencia anal llegue a mi casa caminando con dificultad – me dolía la cadera y el ano - hacíamos el amor en ocasiones todos los días unas veces por mi vagina y otra por la cola.

Acepto que me enamore de el pero cuando sucedió lo de mi hija reaccione con violencia con furia me enoje tanto que lo corrí de la casa – lo arañe, le grite, lo abofetee y al final descubrí la verdad fue difícil aceptar las cosas pero cuando mi hija me dijo que ella deseaba estar con el en vez de estar con su novio sentí que era algo que rebasaba mi limite - pensé en todas esas cosas que se hablan y dicen del incesto – en el escándalo que se podía generar si alguien se llegara a enterar que mi hija y mi amante tenían relaciones y cuando mi ginecóloga me dio la noticia me temblaron las piernas estaba embarazada y mi hija a punto de ser iniciada sexualmente por el hombre que me había embarazado y del cual me sentía enamorada.

--discutí con mi hija pero descubrí que a sus 18 años era ya toda una mujer esa noche no dormí pensando, no quería aceptar que en el fondo me causaba morbo y excitación pensar en el tema.

Permite que salieran juntos y en una ocasión que ella llego note olor a vino en ella y me dijo - ¡ay me duelen los pechos! Te esta bajando tu mes le pregunte – no es que le permite a Marcelo que los tocara pero me los mordió – bueno niña le dije a dormir mañana veremos que hacemos – lo importante es que ya estás decidida – y convencida

- ¡ay mama! Siento un poco de miedo su pene o esa cosa como se llame es muy grande – opte por platicar con ella y decirle – hija eres señorita cuando la mujer es virgen es normal que sufra un poco por ser su primera vez pero – recuerda que la vagina es tan elástica que se adapta a cualquier tipo de pene – verás que lo vas a gozar en su momento -

Sería muy extenso detallar todo lo que paso y vivimos -hasta llegar a la entrega de mi hija -- comprendí que mi arrebato sexual despertó en mis hijas el deseo por experimentar y probar el sexo, entendía que sintieran deseos - pero en el fondo no quería que él las tocara. De cierta forma sentía celos – excitación y morbo –

Les llamaba mis niñas pero sabía que ya eran unas señoritas Vanesa de 18 años la mayor y las gemelas pero únicamente Vanesa tenía la edad legal para ser iniciada.

- fuimos a un restaurante a cenar los tres me sentía un poco tensa no lo voy a negar

Le extraño un poco a mi hija Vanesa que no la regañara por beber vino - ya que no era común beber así que fue muy fácil después de 5 copas se sintiera eufórica y mareada pagamos la cuenta y nos fuimos a un bar estuvimos solo un rato ya que por mi embarazo no me podía desvelar mucho – mi hija fue al baño seguida de Marcelo –como no regresaban los fui a buscar –

-cuando los mire la tenia pegada a la pared del baño – mi hija hincada entre sus piernas – mamando su pene - sentí una corriente eléctrica al verlos – pero no dije nada me quede viendo un rato como mi hija hacia el intento de meterse el pene en su boca – regresaron a la mesa y mi hija pidió una servilleta y comenzó a limpiarse los labios –nos fuimos a la casa mire a mi hija semidormida por la embriaguez y la euforia del vino lista para ser desvirgada – seria un sábado y domingo demasiado largo –

La mire sacar la píldora del otro día para evitar un embarazo – por que me confeso que quería sentirse mujer con el sin ninguna limitación – quería tener sexo oral – que el se viniera en su boca – tenia curiosidad por conocer el sabor del semen- quería sentir la sensación de sentir su semen dentro de su vagina que el se viniera dentro de ella. – por eso la píldora -

– Nos fuimos a la recamara – trague saliva –cuando mi hija Vanesa se acerco a el hasta su cara y lo beso en la boca – jugando con su lengua con sus dientes – saboreando su saliva – mientras tocaba sus senos – desabrocho su blusa y

Sus senos quedaron al aire, los beso hasta cansarse, sus pezones eran ya de una mujer, sus gemidos al sentir las caricias eran los de una hembra, no lo creía, estaban manoseando a mi propia hija, sentí celos comencé a sudar – a temblar pero a la vez deseaba con toda el alma, que la desvirgara – me quede recargada en la puerta mientras mi hija disfrutaba con mi amante.

– comenzó a desnudarla su cuerpo quedo libre de ropas se veía bellísima, un cuerpo hermoso, perfecto, sus formas eran verdaderamente los de una mujer -sus piernas blancas, sus caderas, su cintura, su vagina estaba cubierta de vello la coloco boca bajo sus nalgas eran también muy hermosas, -- paso un dedo por entre sus nalgas – la mire cimbrarse – gemir – involuntaria mente movía sus piernas como buscando el placer -

La acostó nuevamente de espaldas – el comenzó a desnudarse quedo desnudo y bajo su cara hasta su vagina la cual con mucha delicadeza abrió con sus dedos para encontrar su mas intimo tesoro su mas tierno capullo femenino --

- metió su lengua – saboreo ese flujo divino que emanaba de su sexo - mire a mi hija gemir – mover la pelvis al contacto de su lengua – buscando que la lengua llegara hasta lo mas hondo de su intimidad -

-- entonces fue cuando lo mire tomarse su pene con su mano y comenzar a tallar por todo el nacimiento de su sexo – fue la locura para mi hija perdió el control de ella misma – con sus ojos entrecerrados y la boca abierta - gimiendo -

-- La mire por unos breves segundos mire sus piernas – su hendidura mojada excitada sus labios hinchados por la sangre agrupada

Acomodo sus piernas sobre sus hombros la coloco sobre la orilla de la cama y abriendo la entrada de su sexo coloco su pene y comenzó a penetrarla lentamente, mire a mi hija mover sus caderas buscando el contacto – tratando de ayudar a que la penetrara --- lo intento sin lograr la penetración -

- estuvo quieto – sin moverse y poco a poco comenzó a empujar más --

Hasta que se detuvo – escuche el grito de mi hija al sentirse ensartada – la mire morderse los labios agitaba su cabeza de un lado a otro.

  • me duele – despacio me duele –

--volvió a quejarse y a gemir, apretó los dientes con fuerza cuando sintió como entraba el en su sexo, como su intimidad era desgarrada, - note como el seguía metiéndose, en su vientre.

-- hasta encontrar la resistencia de su himen - empujo un poco mas, siempre poco a poco para disfrutar la desfloración, y por fin rompió su membrana virginal-

-un fuerte grito fue la respuesta de mi hija - Lo demás fue escuchar sus gemidos

Empujo con fuerza hacia delante y con cada nuevo esfuerzo el la penetro por completo

Grite junto con mi hija creo que mi grito se confundió con el de ella.

-emitió un grito y un quejido de dolor, por la desfloración mientras yo sentía que me ahogaba – pero trate de controlarme la acostó sobre la cama comenzó a besarla sin descanso, saboreaba su lengua la penetraba sin descanso –

--estuvo dentro de ella haciéndola gozar – debo reconocerlo que hizo que mi hija disfrutara ese momento - empujo lo mas profundo que pudo su pene y eyaculo todo su semen caliente y espeso en su interior, a la vez que mordía uno de sus pezones

Se quedo junto a ella salio su pene de su interior lleno de semen y de sangre virginal.

Mire a mi hija – cansada – mire sus piernas – su sexo con hilillos de sangre producto de la desfloración – lo abrazo lo beso – coloco su cabeza sobre su pecho y cerro sus ojos – no tenia duda había disfrutado – ser desvirgada por mi amante por el hombre de su madre – quien de ahora en adelante seria para ella también su hombre.

Perdí al bebe a los dos meses de embarazo por una imprudencia y me sentí mal de haberlo perdido.

monica.682010@hotmail.com

1

Sobre esta relato

Autor: Luciasensual
Relatos totales de Luciasensual: 638
Visitas de esta relato: 4

Esta relato se publica con licencia Distribución gratuita

Añade Comentario

Comentarios de Mi amante mi hija y yo 2

Nombre: (opcional)
Añade tu comentario:
Inserta el código de verificación: