3

10/05/2011 15:30

Mi mujer y su sobrino

Tags:

mujer

sobrino

| 0 Comentarios

En la época en que mi mujer se acostó con su sobrino y, al poco tiempo, nos hizo un strep tease a él y a mí, que terminó en un enorme polvo compartido, en ambas ocasiones disfrutó mucho y decidió que iba a follar con él todo lo que pudiera, me lo comentó pidiéndome permiso para hacerlo cada vez que tuviera una oportunidad, yo le dije que no tenía inconveniente, que follara lo que quisiera. A partir de ese momento se desmadró totalmente, volviéndose descarada, sin disimulo de ninguna clase, decidió que los domingos eran los días más oportunos para follar con él, íbamos a casa de mi suegra a almorzar como anteriormente veníamos haciendo pero con una gran diferencia, a partir de la primavera para ir a casa de su madre se ponía un vestido abierto delante con botones sin nada debajo, sin ropa interior, si hacía frio una rebeca encima pero un vestido abierto delante era imprescindible.

El primer día lo primero que hizo al llegar a casa de mi suegra fue preguntar si ese día venia su tía, en el caso de que viniera pensaba desabrocharse un par de botones nada mas, pero en el caso de que no viniera, como sucedió aquel día, solo se dejó abrochados dos botones, enseñando sus tetitas al mas mínimo movimiento y por abajo los botones desabrochados le llegaban por encima del coñito, que enseñaba constantemente, se sentaba y cruzaba las piernas con la falda abierta enseñando los muslos y dejando entrever el coño y algunos de los pocos pelitos que se dejaba, eso si, se cruzaba y descruzaba cada 20 o 30 segundos, poniendo a su sobrino y a mi a 100, de vez en cuando se metía en la salita y llamaba a su sobrino, a los cinco minutos salían los dos, él se metía en el cuarto de baño y ella abrochándose los dos botones que antes de entrar había tenido abrochados. Comentaba que estaba muy cansada y que iba a dormir la siesta, inmediatamente su sobrino le decía que él también estaba muy cansado que si no le importaba que se acostara en la otra cama que había en el dormitorio, este estaba al final del pasillo que sale del salón y desde la mesa donde nos sentábamos se ve todo el pasillo hasta el final donde está la puerta del piso y del dormitorio.

Al finalizar el almuerzo, el primer día que su tía no vino, se puso de pie delante de la mesa y mientras se desabrochaba el par botones que tenía abrochados, dijo “ yo me voy a la cama” y se dió media vuelta mientras en el giro se le abrió el vestido, mostrando su cuerpo totalmente desnudo, comenzando a quitárselo mientras camina lentamente hacía la puerta que da al pasillo, al llegar al comienzo del pasillo, ya desnuda, se vuelve y mirando a su sobrino le dice

te espero en la cama, no tardes mucho y cuando vengas al dormitorio cierra la puerta del pasillo para que no se oiga el ruido

“ ¿que ruido?” le pregunta mi suegra “ si nosotros tenemos la TV apagada y no podemos hacer ruido

ella le contesta “ el ruido puede venir de cualquier lado...”

Se da media vuelta y con el vestido al hombro, desnuda, se marcha al dormitorio, abre la puerta, deja el vestido sobre un mueble, deja la puerta abierta y prepara una de las camas y se acuesta desnuda a esperar la llegada de su sobrino. A los pocos instantes Román se levanta y dice que está cansado y que se va a la cama, sale al pasillo, cierra la puerta y va al dormitorio, entra, ella le dice que encaje la puerta, él se desnuda y se acuesta con mi calentísima mujer, que lo espera sobándose la clítoris y una vagina húmeda como una esponja. Comienzan a besarse, lamerse, abrazarse, la cama donde están acostados es antigua, de muelles, y con sus movimientos hace mucho ruido, es como si gruñera, ” ñññeeeccc” , ese ruido se expande por todo el piso pero se amortigua con las puertas, la del cuarto casi cerrada y la del pasillo cerrada completamente. Mientras en el salón mi suegra y yo charlamos de ellos,

no sé que le pasa a mi hija, esta rara, no es normal que se desnude aquí, con Román delante y lo que le ha dicho de irse a la cama, parecía que lo estuviera provocando y tu no dices nada, y eso del ruido, con el silencio que hay...

yo le respondí “ mira suegra, mi mujer es de tu familia, es decir un poco ninfomanía, yo sé con quien se acuesta y que es lo que hace, rara no está, está caliente como una perra en celo y lo de desnudarse delante de Román no es que parezca que lo está provocando, es que lo estaba llamando para meterlo en su cama y follar, por eso quiere esta puerta cerrada para que no se oiga la cama y sus quejido, gritos y suspiros y si no observa, ya llevan unos minutos allí dentro y tienen que estar entusiasmados y no oirán nada, ven conmigo

nos levantamos y abrimos la puerta del pasillo, inmediatamente comienza a oírse el ruido de los muelles y el jadeo de ambos, nos acercamos a la habitación y por la rendija que deja la puerta semicerrada pudimos ver a mi mujer a cuatro patas mientras él le metía su polla en el coño al mismo tiempo que le cogía las tetas para apretar mas, le digo a mi suegra sin bajar mucho la voz

ves lo que te decía, el ruido era de aquí para allá no al revés, además ahora no les importa nada, hacen lo que tienen que hacer...

Ella llevándome al salón y cerrando de nuevo la puerta me dijo “ ¿no te preocupa que se pueda quedar embarazada?¿no te importa que se acueste con otros hombres? ¿se acuesta con mas hombres?

le respondí “ no se puede quedar embarazada, toma la píldora y además usa preservativos, bueno con casi todos porque con Román no lo utiliza, como es lógico, dice que es de confianza en cuanto a enfermedades y sobre todo, le gusta mas en carne viva, piel contra piel, a lo vivo que da mas gusto; con respecto a si me importa o no, normalmente no, lo tengo muy asumido y nos divertimos mucho contándonos las experiencias, no te niego haber tenido algún ataque de cuernos pero mientras sea sincera que disfrute y si, si hay varios hombres en la vida de tu hija como unos 15 o 20, con unos sigue follando y con la mayoría no, que yo sepa, ahora mismo folla con Román, con un compañero de trabajo y con otro amigo suyo, creo que la follan una media de 2 o tres veces por semana, unas semanas mas y otras menos, en concreto con Román una vez por semana, con hoy dos, es un portento ha habido épocas en que ha follado hasta con dos tíos distintos cada día durante una semana, unas catorce sesiones en la semana además de los polvos diarios míos. En cada sesión puede tener dos o tres orgasmos y le pueden echar dos o tres polvos, es increíble la potencia sexual que tiene, como profesional no tendría precio”.

Mientras en el dormitorio, Román le comía el coño a mi mujer, mi suegra asomada por la rendija y mira extasiada, siguen durante una hora mas hasta que mi mujer se levanta desnuda y va al baño, luego, siempre desnuda, va al salón y viene a mí besándome apasionadamente en la boca y se sienta sobre mis piernas mientras yo le acaricio los pezones y los labios vaginales y ella se pone a suspirar de nuevo, mi suegra nos mira embobada mientras María se va abriendo de piernas, permitiendo que mis dedos lleguen mas lejos, a su jugosa gruta, comienzo a chuparle los pezones y a meter mis dedos en su vagina y a acariciar su erguida clítoris, de pronto ella se levanta me mira y me dice

esta noche soy toda tuya pero ahora voy a ver si a Román le queda algo de leche para mí” y se fue para el dormitorio a seguir follando.

Los siguientes domingos en que su tía no estaba se quitaba el vestido quedándose desnuda, se pasea por la casa, charla un poco con su madre y se lleva a Román a una pequeña salita con un tresillo y allí lo desnuda mientras él no deja de acariciarla y cuando lo tiene desnudo lo tumba en el suelo, se acuesta sobre él y comienza a besarlo mientras refriega su cuerpo contra el de él, atrapándole la erguida polla entre sus muslos, estos con la polla atrapada en medio, se mueven de forma parecida a una “ cubana” o paja entre las tetas y con estos movimientos hace que se corra al poco rato, ella le dice

una vez fuera la primera leche, que es la más fácil, ya no puede haber eyaculación precoz, vamos a comenzar el juego de verdad que tardas masen correrte y nos lo pasamos mejor

y comienza a beberse los restos de semen que había quedado en su pene e inmediatamente se mete el glande en la boca y comienza a lamerlo lentamente, dándole con la punta de la lengua en ese punto que tenemos los hombres en el pene que es como el punto G de las mujeres, por el placer que nos causa, a él se le endereza inmediatamente y ella se tiende esperando que él le haga sentir todos los placeres que es capaz de sentir, comienza a lamerla parándose especialmente en los pezones y las aureolas que inmediatamente se le contraen y se le endurecen, luego sigue para abajo sin rozar el coño pero si el interior de los muslos, bajando a las rodillas, mordiéndole las corvas y siguiendo a las plantas de los pies a chuparle los dedos uno a uno y apretando las plantas con sus puño ni muy fuerte ni muy flojo para abrir los cauces del placer, salta a su entre pierna, abriéndoselas lo más posible hasta ver el coño abierto en todo su esplendor, perfectamente lubricado y sonrosado, a pesar de su múltiple uso, un coño precioso y aterciopelado, salado, fresco y él se lanza sin mas tardanza, chupando con detalle cada rincón, cada pliegue de los labios superiores e inferiores, hasta llegar a un pequeño promontorio, medio oculto, con forma de pipa de girasol que al darle con la punta de la lengua vibra y crece, se endurece y levanta para que él lo coja suavemente con los dientes y golpee con la lengua, ella se retuerce gimiendo, blasfema, grita, su madre asustada se asoma a la puerta, pero cuando ve el panorama, calla y mira con nostalgia, ella, que sigue con sus gritos de placer, tiene un precioso orgasmo mientras intenta cerrar las piernas lo que él impide y sigue libándole la clítoris para ponerla en un paroxismo de placer...

Al terminar el orgasmo le pide que se la meta, ese es el momento en que ella mas disfruta cuando folla, después de un orgasmo se le ponen todas las terminaciones nerviosas de la vagina a disposición del placer, tiene un goce acrecentado, disfruta de una meseta orgásmica que se mantiene durante minutos mientras con la vagina masajea la polla que está dentro, de arriba abajo, de abajo arriba, compresión continuada, compresión intermitente, ...la locura, Román se corre dentro de ella, es otra de las cosas que mas le gusta, sentir el semen ardiente en su vagina mientras que se incrementa en un pico muy alto su meseta orgásmica.

Se relajan, descansan unos minutos, ella se pone de pie se coloca los zapatos de tacón alto y va al salón donde yo leo un periodico, mientras mi suegra brujulea por la cocina, se queda en la puerta apoyada en un quicio y, con una espléndida sonrisa, me mira mientras por los muslos le corre el semen del polvo que le acaban de echar, se mira las piernas, el semen le corre ya por las rodillas, hay mucha cantidad, con un dedo se limpia un poco y lo chupa, se ríe y se va al cuarto de baño y se ducha, al poco, desnuda, sale, se pone un delantal y ayuda a su madre en la cocina, está preciosa con su culo al aire.

Román aparece, lo miro, me sonríe, le digo “ todo bien, supongo”,

me contesta “ sublime, mas que bien”,

a mi que me vas a contar cosas que yo no haya experimentado...” le digo a mi vez.

Ella desnuda con el delantal, pone la mesa y nos sentamos a comer, se sienta entre Román y yo, tiene puesto el delantal y yo, le digo

creo que Román y yo pensamos que estás mas guapa sin delantal

Román dice “ si, si, si...

Se levanta, se lo quita y nos da un beso a cada uno y se vuelve a sentar tapándose las piernas con los faldones de la mesa camilla, mientras comemos Román le mete la mano bajo el faldón y comienza a acariciarle el coñito, ella suelta la cuchara, se abre de piernas y se echa para atrás suspirando, los miro y les digo

dejalo ahora, ya habrá tiempo en la siesta

Román hace ademán de sacar la mano pero ella lo detiene y vuelve la mano a su coño para que siga acariciándola, él sigue hasta que ella tiene un orgasmo entre suspiros.

Terminamos de comer sin mas incidentes que alguna caricia en las tetas y algún palmoteo en el trasero. Terminada la comida ella se pone de pie y le dice a Román “ vamos a hacer la digestión adecuadamente para bajar la comida más rápido, que para eso es bueno el ejercicio

Yo apuntillo “ y follar es un magnífico ejercicio...” ella se ríe, se acerca a mí y me besa larga y apasionadamente y se va con Román de la mano al dormitorio, al llegar al pasillo se paran y se besan y ella comienza a desabrocharle la ropa, le baja los pantalones y empieza a chupársela, a besarle los huevos, hasta que consigue que él se corra en su boca, se lo traga se pone de pié y lo vuelve a besar, dándole parte de la leche que ha tragado, acto seguido siguen camino del dormitorio.

En todo estos acontecimientos mi suegra se ha mantenido de observadora y cuando entran en el dormitorio no puede callar y dice

“ nunca podría haber pensado que mi hija era así y lo que me extraña es lo bien que te lo tomas tu, además me sigue dando mucho miedo pensar que se pueda quedar embarazada...

Mira suegra, ya te he dicho que sale a tu familia, que es medio ninfomana, pero para llegar a esto yo he tenido que luchar mucho con la educación que entre todos le han inculcado, he tenido que ir quitándole, como a una cebolla, todas las capas que escondían su verdadera personalidad o reprimían lo que es de verdad, tu la ves ahora pero para llegar a lo que es ahora han pasado años, algunas lágrimas y muchas discusiones en muchas ocasiones, ha sido titánico el trabajo pero ahora es como debía de haber sido siempre, si hubiera sido educada de otra forma, sé que la educación no se realiza en función de lo que uno cree sino de las apariencias que hay que mantener y que terminan minando nuestra natural personalidad. Si he luchado por esto es porque deseaba que fuera así, además no veas lo bien que nos lo pasamos comentando los polvos que le echan y las cosas que le hacen, las cosas que aprende y que luego me enseña a mí, como repetimos las jugadas, como ensayamos para una cita, como se tiene que comportar, que le tiene que decir, como gritar y moverse, vamos perfeccionando sus múltiples meritos sexuales o es que tu crees que las cosas que hace se aprenden por generación espontánea, toda mujer que funcione muy bien en la cama y diga que eso no se lo ha enseñado nadie, miente descaradamente, la mujer que solo haya follado con un hombre y sea muy experta caben dos posibilidades, que él sea un follador y le enseñe todo lo que sabe o ella se haya acostado con varios hombres y de cada uno aprenda unas pocas de cosas, como me pasa a mí, ella hace cosas que conmigo es imposible haberlas aprendido, las ha aprendido con otros, lo que no podré soportar nunca es que me engañe y que me mienta, aunque soy consciente de que no me dice toda la verdad.

En cuanto al posible embarazo no te preocupes que no hay peligro...”

Terminaron una hora y media después, aquella noche fue memorable, follamos hasta las cuatro de la mañana...

3

Sobre esta relato

Autor: Sexyplayer
Relatos totales de Sexyplayer: 3144
Visitas de esta relato: 205

Esta relato se publica con licencia Distribución gratuita

Añade Comentario

Comentarios de Mi mujer y su sobrino

Nombre: (opcional)
Añade tu comentario:
Inserta el código de verificación:
 
 

Lo más leído

Lo más votado

Lo más comentado