0

04/01/2011 12:12

Quisiera tenerte solo para mi 4

Tags:

parte

quisiera

tenerte

| 0 Comentarios

lV Parte Quisiera tenerte solo para mi

-¿tu que haces acá?

Le pregunté desconcertada, hace meses que no sabía de ella y justo se aparece ¿hoy? ¿Aquí? ¿En este momento?

-nos vamos Nicole

Me tomó de su mano obligándome a ir con ella

-¿qué? ¿Estás loca? Yo contigo no voy a ninguna parte Paula – solté mi mano de la suya bruscamente

Anni miraba a Paula con rabia… molesta… no quería peleas… y Paula las estaba buscando

-vete de aquí – dijo la ex novia de Santiago con un tono de voz firme

-me voy con lo que es mío ¿Ok? – se le paró frente a Anni retándola, enojada

Yo, la tomé de la espalda sosteniéndola para que no golpeara a Anni

-¿Qué te pasa Paula?

-Nicole! ¿Crees que no he estado pendiente de ti este tiempo? Vámonos que tú y yo debemos hablar

-NO! Tu estas mal Paula ¡¡LARGATE DE AQUÍ!!

Esto en realidad si era el colmo del descaro… ¿Cómo se le ocurría hacer esto?...

No pude con ella, mejor dicho; no pudimos con ella… estaba como loca… tuve que salir con ella del apartamento para que por fin se pudiera calmar, Anni ni siquiera me quiso hablar, y eso era entendible… pero sumándole al problema que yo todavía me sentía algo mareada, ya era mucho decir. Ahora, no sabía bien que hacer…

Salimos afuera (ni modo que saliéramos adentro, no? Que tonta jiji) del edificio y ella no se controlaba…

-dime algo Paula ¿te estas drogando?

Movía su cabeza de un lado para otro, desesperada por algo que yo no sabia

Se metió en mi auto, y prendió un cigarrillo

-¿Desde cuando fumas?

-¿Qué hacías con ella adentro?

-a ti que te importa!! – grité – te dije que no quería volver a saber nunca mas de ti, así que por favor hazme caso… no quiero nada contigo, le abrí la puerta del copiloto tratando de que ella saliera y tomó mi rostro con sus manos, robándome un beso muy apasionado… pero desde el principio la detuve, y aunque hizo mucho esfuerzo, pude separarme de ella.

-no Nicole… Tu eres mía ¿no lo entiendes?

-suéltame – la alejé de mi – déjame en paz y lárgate

Subió su mano, como si fuera a golpearme y la detuve, para ese entonces… señores que también vivan en el edificio, me ayudaron con ella… el portero se quedó llamando a sus familiares y yo ya iba a salir de ese lugar… y casi a punto de arrancar, alguien tocó la puerta del acompañante de una manera muy sueva

-ábreme – dijo su voz

Sonreí y abrí

Se montó en el carro y no me miró…

Arranqué a toda prisa… mis labios se mantenían sonriendo continuamente y ella no me regalaba una sola mirada… decidí ir a mi apartamento, llevarla y si no pasaba nada, estaba sin prisa, solo quería sentir el calor de un cuerpo humano diferente al mío, acompañarme… estaba desubicada, me sentía frustrada triste, agotada con todo… en mi trabajo, lo que mas me apasiona en mi vida… mi jefa cada vez mas, lo hace mas lejano... mi familia ¿para que hablar de ellos? Y el amor? El amor es algo tan relativo… tan tristemente surrealista…

-llegamos a- avisé apagando las luces del auto

Anni, seguía ligeramente callada… sin ninguna expresión en su rostro, sólo atinó a ir a mi lado…

Entré primero que ella, y el portero me había recibido con una gran sonrisa hasta que vio a Anni conmigo, no entendía sus gestos…

-¿Cómo está?

-bien y tu? – le pregunté tratando de sonreír

-bien doctora – sonrió nervioso señalando hacia arriba

-¿qué? – pregunté de nuevo sin saber que hacia, se veía chistoso haciendo esos gestos

Él los hacia mientras Anni miraba a otro lugar, con su rostro me hacia muecas de no seguir a mi apartamento

-¿Qué pasa?

Suspiró – nada doctora

Me quedé estática sin entenderle nada, a lo mejor, y como todos los días, solo se la quería dar de gracioso y esta vez, yo había dañado su chiste.

Subimos las escaleras, por que el ascensor estaba en reparación y cuando menos lo pensamos, llegamos. Vivía en uno de los últimos pisos… y fue ahí, que vivimos en la puerta mirando su celular la presencia de Alexandra. Cuando sintió que alguien había llegado se levantó y nos miró extrañamente Anni a mí.

-H…..ola – tartamudeé, me parecía súper extraño verla aquí - ¿hace rato estás aquí?

-Lo suficiente – respondió directa – te estaba esperando Nicole, es que acaso crees que mi tiempo es para perderlo con babosadas?

Esa mujer, era digna de mi respeto, tenía unas agallas y su simple presencia causaba…. ¿Cómo decirlo? Bueno, ya me entienden…

-N…no – Anni me tomó de su mano con fuerza – es sólo que tenia cosas que hacer

-Claro, claro y no piensas abrir?

Alcé mi ceja extrañamente ¿Es que pensaba pasar?

-si – me apresuré a decir – esperen un momento

Saqué las llaves y abrí… definitivamente, estaba sin saber que hacer, Anni no quería alejarse de mí, y como veía las cosas, ellas dos ni siquiera querían presentarse

-Sigan…

Ahora, estábamos las tres ahí, yo sin saber que hacer, sin saber que decir, Anni sentada, detallando cuidadosamente a Alexandra, y esta ultima con sus aires de supremacía que francamente, antes de molestarme, hablando enserio, sólo lograban estresarme, como ponerme nerviosa.

-¿Qué van a tomar?

-a ver Nicole, no estoy para juegos – en realidad, veía a Alexandra realmente molesta (y eso ya era mucho decir, puesto que siempre mantenía de mal humor) – te llamé por que necesitaba que me ayudaras con algunos trabajos, me dijiste que si, luego que ya ibas nunca llegaste y te vengo a buscar y estabas en eso?

Anni se levantó molesta, hoy… ¡¡era mi día!! (Y que se note que estoy siendo sarcástica)

-bueno, creo que debes respetar un poco Alexandra

-amor ¿Quién es ella?

La ternura de esa mujer (y no hablo de Alexandra) era… infinita… sus manos, abrazaron mi cuello mientras su voz me hablaba

-Alexandra castro – respondió por mí – gerente de la revista donde trabaja Nicole

-ah – se separó de mi – mucho gusto – le sonrió – yo soy Anni López – novia de Nicole

Alexandra optó por callar, me miraba fijamente… sus ojos profundizaban su vista cuando me miraba a mi… y yo estaba simplemente feliz por lo que decía Anni. Ella me tomó de su mano nuevamente, y jugaba entrelazando sus dedos y los míos…

-Ok, creo que no tengo nada que hacer aquí Nicole, mañana a primera hora te quiero en la oficina

-Mañana es domingo – de repente me defendió Anni, pero ahí si me tocó pararla

-si amor pero… debo trabajar – asentí a la mirada y orden de mi jefa, después de todo, no podía decirle que no… eso causaría una gran pelea y hasta siendo muy muy extremista, un despido justificado… y no me iba a dar ese lujo.

-mañana a primera hora doctora – bajé mi rostro mientras ella tomaba su bolso

-hasta pronto – y salió del lugar

Cerré la puerta y vi Anni parada a la vista de la ventana observando cualquier cosa que no fuera yo

Suspiré y me senté sobre el sofá resignada…

-en…realidad…lo…siento…hoy…nada…me…salió…bien

-¿tienes algo con ella?

-¿tu que crees?

-si te lo pregunto es por que no sé

-si me lo preguntas es por que lo crees pero quieres estar segura – me opuse – pero para que sepas… ella es mi jefa

-Nicole! --Por fin me miró - ¿Qué jefe viene a la casa de su empleado a reclamarle algo?

No le contesté – busqué una rápida respuesta

-ella quiere algo contigo

-no

-sabes que si

-no

-Ok – cruzó sus brazos, armando una expresión en su rostro parecida a un puchero – llámame a un taxi ¿si?

-ja – me reí fuertemente – estás loquita – me acerqué a ella – loquita – aun mas – loquita, si piensas que voy a dejar que te vayas

-¿entonces esperamos a que venga alguien mas y nos dañe la noche?

-no va a venir nadie mas ¡vamos! Confía en mi ¿si?

Robé un beso de sus labios, un beso que me llevó a otro lugar…. Sabia bien… estaba muy muy segura, de que ella era esa persona con la que siempre quise estar ¿Por que? Por que eso se siente… y así de fácil se sabe…

Ahora la tengo abrazada… mis manos pasan de su espalda a su cintura… siento el aroma de su cabello y me pongo a jugar con sus rizos…

-¿Sabias que me encantan las pelirrojas?

-Noo – se hizo la sorprendida - ¿Enserio?

-Siii – hice su mismo gesto – de verdad

Reímos al mismo tiempo…

Y aunque no lo puedo negar (me moría de ganas por estar con ella ¿y como no? Si me había dejado grave en su casa… mis hormonas cobraban vida cada vez que la besaba o mi piel entraba en contacto con la suya)

Busqué el modo de que ella cediera a mi… pero… cuando nos dábamos un beso… o algo… y ambas entrabamos en la situación… ella se detenía… por lo que opté por resignarme y pensar de que había perdido mi oportunidad

-espérame que ya regreso – me levanté del sofá y me dirigí al baño a irme a "tratar de frenar" jajá… pero no piensen que entonces tuve que desahogar mis ganas yo solita…Naahh me refiero a que tuve que echarme agüita y calmar mi calentura (perdón por la aclaración pero mas de un@ pensó eso… lo puedo apostar… es mas… apuesto a que cualquiera se está riendo, por que di justo en el blanco)

Salí del baño a los 5 minutos… ahí estaba esperándome, a lo mejor sonriente a lo mejor sus labios expresaban algo que no era… en todo caso ¿Qué mas daba? Ya era un hecho de que esta noche, no era LA noche.

-¿Qué quieres hacer?

-perdóname ¿si? – susurró mirándome frágilmente

Me senté a su lado y toqué su rostro - ¿Por qué me pides perdón, ah?

-por que sé que tu querías seguir… y… yo también pero…

-shh shh, shh… no digas nada hermosa…

-Nico…

-Dime?

-Yo…

-Tú…

-no…

-no…

-he estado nunca con nadie

La miré con ternura…

-Yo – continuó sin dejarme hablar – yo he estado a punto de estar con Santiago, pero siempre hubo algo que me detenía…

- o sea que en ese tiempo que estuviste con él, no pasó nada? Ay Nicole, por Dios!! Que pregunta taaaan…. Estupida…

-no – levantó su rostro y me miró – y quiero que… ya sabes… sea especial

-vamos a ser algo… tú misma sabrás cuando es el momento indicado y la persona correcta – si, si me moría por estar con ella… pero la virginidad de una persona es demasiado valiosa para perderla con cualquiera… nah… - ¿Entiendes? No te apures que cuando llegue el momento lo sabrás, sea conmigo o con alguien más

Sus manos abrazaron mi cuello, y las mías, su espalda… me gustaba su piel, tan suave… tan bien cuidada… Anni parecía sacada de una revista… parecía que no fuera real, parecía…

-oye?

-umm?

-¿en que piensas, me oyes?

-claro – mentí --¿Qué me decías?

-que por que no nos ponemos hacer algo

-ok, va… emm pero ¿Qué?

-jajá veamos una peli

-pero que sea para adultos – me opuse, no quería ver a "brandy y el señor bigotes" ó "Garfield" ó "phineas y ferb" nooo!! Ella, me hizo un pucherito… un tanto molesto y asintió con dificultad

-Ok, pero no me pongas a ver una película de acción o una de drama ¿Listo?

-Umm creo que no nos vamos a poner de acuerdo

Pasamos por todos los canales y al fin encontramos una… a mi me llamó la atención porque… tenia buena trama (sin darme cuenta que era una película lésbica)… después de 1 minuto me di cuenta que ya me la había visto

Así que la pasé

-¿Por qué la pasas? ¡¡Déjala!!

-¿no te la has visto?

-no, tu si?

-si, yo si

-¿Cómo se llama?

-el ultimo suspiro

Apenas comenzaba… la película era buena pero no me gustan con finales tristes (si, llámenme cursi, retrograda, tonta… pero no me gustan, de alguna manera, también quedo triste yo)

-¿Es buena?

-bastante, pero…

-déjala

Asentí, Anni todavía no sabia de que se trataba…

Las tres protagonistas eran bien lindas… pero definitivamente, me encantaba Paulie… y tory… me parece un tanto tonta… es el tipo de mujer con la que nunca me gustaría meterme ¿por qué? Por que huye de ella misma, queriendo que una sociedad que está más perdida que ella la acepte ¿acaso no basta con que la acepte la mujer que ama? Pero no… no es suficiente (para ella, y para muchas mujeres mas) pero mi si lo es.

Anni miraba la película detenidamente, me gustaba verla concentrada… cada vez que pasaba algo, se mordía su labio… su rostro era tenue… tan perfecto… provocaba tantas cosas lindas… ella logra sacar de mi lo mejor que tengo para dárselo… pero… me detengo, por que me da miedo… otra vez enamorarme? No puedo olvidar de que ella… ella no piensa ni siente igual que yo, y con esto me refiero a su sexualidad. Anni como muchas mujeres mas, se sienten atraídas por que conocen a alguien que está seguro de lo que es y lo que siente (que en este caso soy yo) pero… después, cuando se vea enfrentada al mundo real se dará cuenta que todo no es tan fácil, y yo ya pasé por eso hace algún tiempo, y no quiero repetirlo. Lo mejor será… relajarme un poco y vivir el momento.

Salgo de mis pensamientos y veo el televisor… Paulie y tory estaban haciendo el amor… se veía sensual esa escena… sonreí pícaramente al ver que Anni se había puesto nerviosa… tenia vergüenza… me quedé callada y la abrasé.

(******************************************)

-hola – saludó ella con un tono de voz ligeramente conmovedor - ¿Cómo amaneces?

Sonreí al verla… quisiera tenerla en mis brazos… que fuera mía… tan sólo mía… pero a veces eso parece lejano… tan… imposible…

-bien ¿y tú?

Su sonrisa figuraba en mi rostro, otra mejor… yo me quedaba viéndola como una estúpida…

Su mirada se desvió de mis ojos, ella no sabia que decir y yo no sabia que hacer. Tomé aire y con temor a que negara mi invitación la invité a salir.

Aceptó y fuimos a un restaurante, ninguna habló en realidad, no hacían falta las palabras… tan solamente… las miradas continuas entre las dos, decían todo.

-Anni – toqué su mano con las yemas de mis dedos - ¿lo que estuvo a punto de pasar ayer, que quiso decir?

-¿A que te refieres?

-a eso… a que no hablábamos hace algún tiempo, a que… tu eras la novia de mi hermano… a que ayer nos besamos y estuvimos a punto de..

-si, si - me interrumpió – sé lo que estuvo a punto de pasar ayer

-y entonces?

Calló por momentos…

-no lo sé Nicole, no se que me pasa contigo… tú… me… gustas

Sus mejillas, se sonrojaron automáticamente, y sus manos buscaron una salida al abrazo que las mías, querían brindarle.

-Perdóname

-¿Por qué me pides perdón? – le miré fijamente

-por que tu debes estar acostumbrada a estar con mujeres seguras y yo…

-yo también pasé por eso Anni – traté de calmarla – tu no me gustas, a mi me encantas… pero no quiero volverme a ilusionar y terminar sufriendo de nuevo – ella trató de hablar y yo la callé – sólo permítete pensar y mirar si esto no pasa sólo de una atracción ¿Está bien? -sonrió –

-si…

Así era como debían ser las cosas… Anni no iba a recibir presión de mi parte, pero tampoco quería ser la persona con quien ella experimentara… me daba un infinito miedo enamorarme… de una niña como ella, cualquier persona corría ese riesgo.

Terminamos de comer, y la llevé a su casa… recordé que debía estar hace 2 horas en la revista… eso era otro tema que debía organizar…

-¿me llamas? – pregunté con ternura… tratando de sonreír, cuando en realidad solo temía a que esa llamada sólo fuera a decirme "Lo siento pero esto no es lo mío"

Ella asintió y sólo me quedaba esperar…

0

Sobre esta relato

Autor: Juguetitos
Relatos totales de Juguetitos: 3572
Visitas de esta relato: 2

Esta relato se publica con licencia Distribución gratuita

Añade Comentario

Comentarios de Quisiera tenerte solo para mi 4

Nombre: (opcional)
Añade tu comentario:
Inserta el código de verificación: