0

27/02/2011 15:54

Secuestro y violacion

Tags:

acababa

cumplir

secuestro

violación

| 0 Comentarios

Acababa de cumplir 18 años, todos siempre me alababan por mi cuerpo, en esa época era alta, tez blanca, pelirroja, ojos entre color miel y café, unos pechos tamaño normal tirando a grandes, un cuerpo delineado y firme, piernas largas y torneadas y una culo mediano, en fin, por lo mismo, para sacar provecho, entre a una agencia de modelaje, todo marchaba perfectamente pero termine saliendo a los 2 meses por los reiterados acosos que sufría por parte de quien repartía los contratos (o mantienes relaciones conmigo o no te doy ningún contrato)

Al salir, me entere que una agencia internacional hacia casting para contratar nuevas chicas para trabajar en el exterior, así que decidí intentarlo, logre entrar y ser contratada, todo empezaba a salir de maravilla de nuevo, una chica joven, trabajando de modelo, en el extranjero, con una buena paga y poder seguir estudiando, era como un sueño.

A los 3 meses de estar en el exterior, fue cuando mi vida cambio, hubo una reunión por ser aniversario de la empresa de modelaje, así que nos quedamos hasta tarde, hasta que decidí marcharme, me despedí de mis compañeros sin saber que seria la ultima vez en verlos, aborde un taxi que me llevo a mi piso, todo iba bien, hasta que el taxi llego a una especie de filtro policial, donde nos marcaron el alto, nos ordenaron descender de la unidad, al hacerlo sentí como un sujeto me tapaba la nariz y boca y me arrastraba a una van de reparto, vi como el taxista trataba de pelear con los otros sujetos pero rápidamente fue golpeado, y el tipo que me sujetaba, me empujo dentro de la van, subió el, y la van empezó a moverse.

Dentro del vehículo, el tipo empezó a pasar sus manos por todo mi cuerpo, trataba de besarme y me tiraba de la ropa para quitármela "por favor, no me hagas nada, tengo dinero, puedo dártelo pero no me hagas daño" le suplicaba entre sollozos. El solo se limito a mirarme, sin responder, a lo cual siguió a quitarme la blusa y a falda que traía puesta, no podía dejar de llorar, sentí como su verga alcanzaba dureza dentro de su pantalón y se lo quito con una mano mientras con la otra seguía tocándome, entonces vi como acercaba su verga a mi boca tratando de meterla dentro, cerré la boca, entonces, el tipo me corto la respiración de la nariz, hasta que no aguante y abrí la boca para tomar aire, aprovechando para meter su verga dentro, yo era virgen y solo había leído sobre sexo, nunca practicado, empezó a moverse dentro de mi boca, me violaba por la boca, trataba inútilmente con mi lengua sacar a aquel intruso, pero lo único que lograba es que el sintiera mas placer hasta que en un momento sentí como eyaculaba abundantemente dentro de mi boca, fue tanto, que empezó a salirse por mis labios mientras que una parte termine tragándola, una vez que termino, me vendo los ojos, me echo una botella de agua, tratando de limpiar el semen de mi cara y boca y cuando estuve limpia, me amordazo y ato mis manos detrás de la espalda.

Seguimos el camino cerca de 10 minutos mas antes de detenerse de nuevo, me amordazo, vendo los ojos y aseguro mis manos detrás de mi espalda, me puso como sea la ropa que me había arrancado y de nuevo a empujones me bajo de la camioneta, me fue guiando hasta que me hicieron sentar, me quito la venda y vi el lugar, un despacho muy lujoso, en el escritorio distinguí a un hombre muy elegante, al verme, se levanto de su silla y se acerco a mi, me empezó a examinar, a tocarme todo el cuerpo, fue extraño, no me tocaba como lo haría un hombre dispuesto a excitarse, lo hacia como si revisara que estaba en buen estado, aunque puso especial énfasis en mi coño, al terminar felicito a los hombres que me habían secuestrados por su buen trabajo y les dio ordenes de que le avisaran a una tal Mireia para que se presentara.

Seguía amordazada, con las manos detrás de la espalda y llorando en silencio, el hombre empezó a hablar

–Supongo que no sabes porque te encuentras aquí—fue a su escritorio, saco una caja y regreso, empezó a sacar de la caja recortes de periódicos y revistas, donde aparecía yo ya fuera modelando lencería o maquillaje o productos diversos, -- veras niña, me dedico a conseguir caprichos, mancharme las manos por personas que puedan pagar el precio—seguia sin entender de lo que hablaba aquel hombre, pero ver como muchos de los anuncios en los que participe estaban ahí me produjo escalofríos, -- veras, una persona se ha fijado en ti y me ha encargado que si podía hacerle realidad su capricho, y nos ha pagado generosamente-- comprendí que aquel tipo me había secuestrado para solo para satisfacer el deseo de alguien mas

En eso, llego una señora, igual de elegante junto a un hombre muy fuerte y alto, --Martha, por favor, arregla a la señorita para su cita--, la señora le hizo un ademan al hombre alto y este inmediatamente fue hacia mi, me llevaron a una sala donde distinguí varios productos de belleza, me sentaron y me amarraron a la silla, la tal Martha saco una jeringa de un estante y se acerco, trate de liberarme pero el tipo alto me sujeto el brazo fuertemente mientras Martha me inyectaba, casi inmediatamente caí inconsciente.

No sabia cuantos días, horas, tal vez semanas habían pasado al despertar, me encontraba totalmente aturdida, vi que seguía amarrada a una silla, pero me encontraba en otro sitio, una habitación con varios espejos, un baño, una cama, y en una esquina, una videocam todo era elegante, me vi amarrada en uno de los espejos, Martha me había arreglado, llevaba unos zapatos cerrados de charol, una minifalda negra ¼ arriba de la rodilla, una blusa blanca con los botones superiores sin ajustar dejando ver mis pechos en un generoso escote, el pelo arreglado y maquillaje que empezaba a correr por el efecto de mis lagrimas, me había arreglado como en uno de los anuncios en los que participe, me veía guapa, eso me hizo sentirme sumamente intranquila, mas de lo que ya estaba. Entraron dos tipos, uno era quien me sujeto el brazo, el tipo alto, acompañado por otro hombre, ambos iban hablando en un idioma que no comprendí, era de alrededor de 42 años, elegante, no tan alto como el otro, el se quedo en la puerta, mientras el tipo que me sujeto el brazo se dirigía hacia mi a desatarme, le suplique que me dejara ir, no quería estar ahí, pero fue como si le hablara a una roca, al sentir que me había terminado de liberar, decidí arriesgar todo y salir corriendo, pero el tipo que se quedo en la puerta se interpuso y con un abrazo me detuvo, inmediatamente, me empeso a pasar sus manos por mi culo y trataba de besarme en la boca, el tipo le dijo algo que no entendí a quien me había desatado y ambos rieron como locos, entonces, quien me desato, se marcho dejándome sola con este hombre

El tipo siguió besándome, buscaba mi boca pero me negaba, pasaba sus manos por todo mi cuerpo, por mi cola, por mis tetas, mi cintura, las piernas, le suplique que no lo hiciera, no quería, era virgen, pero el siguió restregando su cuerpo contra el mio, hasta que se canso e intento quitarme la ropa, seguía tratando de oponer resistencia, esto hizo que el tipo empezara a tratarme de una manera mas violenta, empezó a romper la ropa que me habían puesto, me quito la blusa, el sujetador, la minifalda y mi ropa interior dejándome totalmente desnuda, me dio una cachetada fortísima y me aventó a la cama e inmediatamente el se abalanzo sobre mi, siguió tocando todo mi cuerpo, desde las piernas hasta el cuello y la cara, entreteniéndose en mis senos, lloraba en silencio, pidiendo que todo acabara pronto, se quito el pantalón y empezó a pasear su verga por todo mi cuerpo, se le iba poniendo mas tiesa a cada segundo que pasaba, trato de besarme en la boca de nuevo, me negué y me soltó otra cachetada, deje de luchar, sentir sus labios con los míos hizo sentirme humillada pero el tipo solamente disfrutaba a su antojo, sentí como su verga totalmente dura se disponía a penetrarme, a lo cual, de nuevo intente oponerme, pero fue en vano, de una sola estocada me penetro, sentí un dolor tan fuerte que grite como nunca – NOOOOOOO, PORQUE A MI, PORQUE YO, DIOS, NOOOOOO—mientras lloraba, el tipo empezó a bombear de una manera violenta, rápido, cada vez mas rápido y mas profundo, mientras solo sentía el dolor de ser desgarrada por su verga dentro de mi estando completamente seca, mi dolor y sufrimiento le excitaban, siguió bombeando un buen rato hasta que incremento notoriamente la velocidad hasta que sentí como 3 chorros de semen chocaban contra mi vagina.

Saber y sentir que aquel tipo había terminado dentro de mi me hizo sentir totalmente derrotada, humillada, culpable, sentía que no valía nada como persona y mi mente se desconecto de mi cuerpo, el hombre permaneció dentro de mi un rato, en un mal español me dijo algo como – que muñequita tan linda que eres—y se desmonto, recostándose a un lado mio, el me acomodo de una manera que parecía que estaba abrazándolo, yo no quería saber nada mas, quería morir, estuvimos así cerca de 20 minutos hasta que me aparto y me empezó a besar de nuevo, llore de nuevo en silencio al saber que de nuevo me violaría, pero decidí ya no oponer resistencia, solo lo dejaría hacer para que terminara rápido, se levanto de la cama y agarrándome de las piernas me llevo a la orilla de la cama, me empezó a voltear, supuse que querría darme por el culo, saque fuerza y trate de escapar de ese destino, pero el me agarro de las piernas tumbandome de nuevo en la cama y dándome una nalgada tan fuerte que sentí como perdía el aliento, al sentir su verga tratando de abrirse paso entre mis carnes hizo que cerrara las piernas lo mas fuerte posible, pero lo único que logre fue que ahora me diera un golpe en mi costado izquierdo, supe que era mejor no tratar de oponer mas resistencia, encontró la entrada y a diferencia de mi coño, empezó a meterla lentamente, mientras la enterraba cada vez mas y mas, mi dolor iba en aumento, era tan doloroso que agarraba el colchón con todas las fuerzas de mis manos y mientras mordía las sabanas, siguió taladrándome hasta que sentí sus bolas en mi culo, se quedo en esa posición unos momentos y empezó a bombombearme lentamente, siguió así un rato hasta que empezó a aumentar el ritmo, yo no dejaba de gritar y llorar en voz alta a causa del dolor que sentía, sentí como el hombre sacaba casi completamente su verga y rápidamente me la enterraba toda de nuevo, fue tanto el dolor que simplemente me desmaye…ye…

Desperté en un cuarto de hospital, sentí un alivio momentáneo que se convirtió en terror al ver al hombre que mando a secuestrarme y a Martha, -- al fin despiertas niña, el señor Kahn quedo muy satisfecho con el servicio que le diste aunque terminaras desmayada, pero no te preocupes por eso, el señor Kanh no acostumbra repetir chicas, ademas de que el video que mando grabar lo mantendrá entretenido al menos unas semanas, aun así, sigues siendo de mi propiedad, eres mi joya, una chica especial, joven, hermosa, fina, una chica vip que me hará ganar mucha plata—

Comprendiendo que mi pesadilla no había acabado, --ahora descansa, que te necesito en condiciones optimas—solo vi como Martha habría una válvula de una sonda conectada a mi y quedaba totalmente dormida.

Cerca de 9 meses estuve así, 9 meses durante los cuales Martha (la madrina) me vestía y arreglaba solo para que a las siguientes horas, algún hombre terminara rompiendo la ropa, 9 meses que martha me obligaba a tomar anticonceptivos, 9 meses durante los cuales vi como chicas nuevas llegaban para ser estrenadas y ver como otras chicas se las llevaban para no regresar de nuevo, al inicio de mi cautiverio llegaron a violarme hasta 10 hombres por semana, al pasar el tiempo, la frecuencia disminuyo, al igual que mi voluntad, simplemente me convertí en un objeto, llegaba un hombre, me acostaba, dejaba que me penetrara y que me bombeara hasta vaciarse en mi.

Al noveno mes, vinieron por mi, los hombres que me habían subido a la van, me amordazaron, vendaron y me llevaron de nuevo a ese vehículo.—has cambiado mamita, cuando te conocimos eras una hembra espectacular, guapa, fina, y ahora, ahora pues sigues estando pasable pero no tanto, ademas, que se nota que ya llevas bastante kilometraje—y empezaron a reírse, al parecer, el jefe se había cansado de mi y prefería a las recién llegadas..

Sabes, el jefe te ha vendido a otra banda y ahora vas a tu nuevo "hogar" porque ya no dejas ganancias--- me dejaron en un lugar muy distinto al que estuve tanto tiempo, tan solo de verlo me entro el mismo miedo que había sentido al inicio, era un lugar sucio, de mala muerte, al pasar con las otras cautivas que ya estaban ahí, me di cuenta el porque me habían vendido, en este nuevo lugar yo era la que estaba mejor, por lo mismo, empece a ser violada de nuevo con mayor frecuencia, llegue a ser usada hasta por 12 hombres por día

La policía hizo una redada, sin atrapar a nadie y liberándome junto con otras chicas, ya de nuevo con mi familia, fui tratada por infecciones vaginales (para bien o para mal, aunque muchos hombres terminaron dentro de mi, no pesque ninguna enfermedad mortal), tratada psicológicamente y tratamiento por embarazo (en el ultimo lugar, cada quien se cuidaba sola y si alguien se embarazaba la obligaba a abortar, aunque ellos no se enteraron de que estaba embarazada por la redada, termine dando mi hijo en adopción) explique a la policía como me habían secuestrado primeramente, al terminar, el oficial me explico que si, que tenían muy pocos pero contundentes testimonios acerca de esas personas, pero no sabían quienes eran, que era casi una leyenda urbana.

Regrese a mi país, corte todas mis antiguas amistades pues me recordaban una vida que ya no podría ser, antes de partir me dijeron que olvidara y empezara de nuevo, han pasado 10 años y no he olvidado, por que ¿Cómo olvidar que mi vida era un sueño perfecto hasta que un día un tipo decidió alquilar mi cuerpo en contra de mi voluntad robándome la vida, mi futuro y mis sueños?

0

Sobre esta relato

Autor: Sweetcochino
Relatos totales de Sweetcochino: 7641
Visitas de esta relato: 1

Esta relato se publica con licencia Distribución gratuita

Añade Comentario

Comentarios de Secuestro y violacion

Nombre: (opcional)
Añade tu comentario:
Inserta el código de verificación: